sábado, 5 de abril de 2014

05:39:00
MICHOACÁN, México, 5 de abril.- Las autodefensas de Michoacán se dividieron luego que el Gobierno les solicitara desarmarse “en las próximas semanas”. José Manuel Mireles Valverde, uno de los líderes de los grupos civiles armados aseguró que no se desarmarán, mientras que el otro líder de las autodefensas, Estanislao Beltrán, accedió a la petición.


El llamado al desarme se hizo el jueves, tras el desmantelamiento casi completo de la cúpula del cártel de los Caballeros Templarios. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, afirmó que el Gobierno federal ya había recuperado la tranquilidad y la seguridad de los michoacanos.

Ese mismo día, Mireles aseguró en un evento público en el municipio de Coahuayana que no se permitirá jamás la intervención de elementos de la Gendarmería Nacional en el Estado y advirtió al Gobierno federal que las personas que se levantaron en contra de los Caballeros Templarios no dejarán las armas.

“Siempre van a procurar desarmarnos, pero si ven que el pueblo está unido y protege a sus comunitarios, jamás nos va a desarmar”.

Osorio Chong indicó: “Yo les diría que dejen a la autoridad cumplir su trabajo. Hubo acuerdos y nosotros tenemos que seguir cuidando la estabilidad y la seguridad en Michoacán. Los grupos que quieran ayudar lo podrán hacer y quienes no lo desean deberán regresar a sus actividades cotidianas”.

A su vez, el comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral, Alfredo Castillo Cervantes, anunció que se reanudará el registro de las personas que forman parte de los grupos de autodefensa y que quieran integrarse a los cuerpos de defensa rurales, lo que llevará al desarme, “que tendrá que ser ya en las próximas semanas”. 

Por su parte el otro líder de las autodefensas michoacanas, Estanislao Beltrán, accedió a la petición del Gobierno y manifestó que será dentro de 15 días cuando se entreguen los fusiles y las pistolas que portan.

“A partir de hoy (jueves) el Gobierno Federal nos ha dado 15 días para que se entreguen las armas, como son las de asalto, nadie puede estar encima de la Ley y nosotros trabajaremos coordinadamente con la Federación, pues conformaremos grupos de policías rurales que estén institucionalizados”, dijo Beltrán también conocido como “Papá pitufo”.

En tanto, Mireles dijo que nunca aceptarán el mando único. “Ya estamos grandes, ya abrimos los ojos, ya pensamos, ya decidimos por nosotros”. (Informador.com.mx)