jueves, 20 de marzo de 2014

15:00:00
Juan Carbajal Rosas

Conoce el visceral y falso silogismo del director de la FILEY 2014, quien confunde peras con manzanas…

La cínica e irracional respuesta de Rafael Morcillo, director de la Filey 2014, a cuestionamiento de la comunidad de la UADY, y al resto de la sociedad yucateca que protestó y cuestionó la intrusión de la organización política, la CNOP, afiliada al PRI que irrumpió en dicho evento universitario por medio de su logotipo impreso en las camisetas de l@s 300 jóvenes que prestaron su servicio en el equipo de STAFF de dicho evento.

Al afirmar (entre otras incoherencias) que no entiende a la gente que critican que Peña Nieto no lee pero que cuestionan que el PRI apoye un evento que promueve la lectura y que si otros partidos políticos le ofrecieran camisetas también las aceptaría.

Pero la responsabilidad de este hecho no es de este Sr. Morcillo, pues él es un comerciante que está viendo por sus intereses particulares; el responsable directo de esta violación a la autonomía de la UADY es el rector Alfredo Dájer quién es el responsable de la descarada entrega de la autonomía universitaria y velar y resguardar, como lo obliga la ley, el respeto de dicha autonomía, en lugar de eso, “concesiona” la organización de la FILEY a este mercader que amplia y públicamente es conocido como uno de los proveedores privilegiados de los gobiernos priistas.