lunes, 16 de abril de 2018

14:38:00
Pedro Echeverría V.

1. El llamado “Bronco” se hizo candidato presidencial con el total apoyo del Tribunal Electoral (TEPJF) y, ante infinidad de protestas, se ha denunciado que el Instituto Electoral (INE) autorizó la candidatura presidencial de Margarita Zavala, cuando ambos cometieron todos “los fraudes del mundo” con las firmas y así se les otorgó su registro. Sabíamos que ambos organismos (INE y TRIFE) están integrados por acuerdos entre tres partidos, que su comportamiento ha sido siempre parcial por falta de algún grado de independencia y, por ello, seguro se inclinarían en las elecciones por donde les ordene el gobierno y los partidos. Sin embargo, a pesar de todo, están tan desesperados los políticos por quedar en algún cargo, que aceptan todo.

2. Es tan grande la corrupción institucional en el México político, que estas protestas divididas entre INE y TRIFE, se calmarán cuando el gobierno haciendo gala de otra corrupción, reparta dinero y asegure cargos de gobierno a políticos y periódicos corrompidos; esta estrategia nunca le ha fallado al poder.  “Don dinero” compra todo lo material al convertirlo en mercancía, entre ello lo no material como el pensamiento, el amor, la voluntad, la belleza, la bondad, etcétera. Esto lo saben bien, lo han asimilado los políticos y usan el dinero en enormes cantidades. Por ello estos candidatos: el expriísta y exgobernador “Bronco” y la esposa de expresidente panista Calderón, han renunciado al dinero público para campañas porque les sobre el apoyo de millonarios.

3. Van muchas décadas que periodistas hemos venido escribiendo que México es la cuna y la casa de la corrupción funcionarial y empresarial; quizá ocupamos en este campo el primer lugar mundial. De cada 100 instituciones y funcionarios de todos los niveles, el 100 por ciento -o el 99.9- está lleno de suciedad producida por todo tipo de animales.  Antes que el gobierno de López Portillo (1976-82) ordenara la sustitución del órgano electoral creado directamente por el gobierno nacional por otro “independiente del gobierno”, sabíamos que el gobierno buscaba engañarnos  como niños tontos. Sabíamos que el gobierno y sus aliados seguirían controlando todo el proceso electoral con órganos y funcionarios que “indirectamente” hagan lo que se les ordena.

4. Señala Villamil en Proceso: El “reparto de cuotas” entre el PRI, PAN y PRD para elegir a siete magistrados del TEPJF (Tribunal Electoral) fue “planchado” por el propio Gamboa Patrón, líder de la bancada priísta del senado, en una jornada tensa el 19 de octubre de 2016. Dijo Gamboa: “Estamos eligiendo a los máximos árbitros electorales de aquí a los próximos nueve años”. Se recuerda que la brillante diputada Layda Sansores –que junto a Manuel Bartlett y Fernández Noroña- han sido hasta hoy  (por mucho) los legisladores más valiosos, ironizó conociendo la historia de esas instituciones: “No sé en qué sótano, cantina o yate se tomó la decisión, pero fue un proceso fraudulento, ilegal y dañino”.  Y Layda, una vez más, puso las cosas en su lugar.

5. Los funcionarios del INE y del TRIFE, así como los de los del alto poder Ejecutivo y Judicial, obtienen como salario medio millón de pesos al mes y algo más. ¿Cómo pueden ser independientes y honrados los funcionarios electorales (INE y TRIFE) -que deberían funcionar como árbitros electorales honrados- si están al servicio directo del gobierno y partidos a su servicio? Siempre me ha causado extrañeza que López Obrador –el tres veces candidato presidencial- acepte esperanzado que esos órganos no actúen bajo consigna cuando toda su historia ha sido por subordinación. Tengo esperanza en que el “Bronco” –derechista que, en cuanto a lengua, se parece mucho al expresidente Fox- siga denunciando al sistema de corrupción institucional. (16/IV/18)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

0 comentarios: