sábado, 13 de enero de 2018

23:50:00
NUEVA YORK, 14 de enero de 2018.- El impacto de un misil en las islas de Hawaii sólo puede imaginarse como el fin del mundo. Así lo vivieron residentes y turistas hawaianos el sábado cuando recibieron este mensaje: "Amenaza de misil balístico hacia Hawaii. Busque refugio inmediatamente. Esto no es un simulacro". Eran las 8:07 de la mañana.

Hawaii ha estado en alerta emocional desde que comenzaron los simulacros mensuales de ataques aéreos. El ruido de las sirenas ha comenzado desde que el presidente Trump y Kim Jong-un, el líder de Corea del Norte, comenzaron a intercambiar amenazas nucleares.

Hawaii está a unas 4,600 millas de Pyongyang, la capital de Corea del Norte. Las estimaciones varían, pero el tiempo de vuelo de un misil probablemente sea de alrededor de 37 minutos. Los 1.4 millones de residentes de las islas recibirían un aviso sólo 20 minutos antes de que golpeara.

Bañistas en la marina de la bahía Kaneohe salen del agua y corren en busca de refugio tras la alerta de misil del sábado en la mañana. (CNN)

El tiempo transcurrido el sábado entre la alerta y el mensaje que la desmentía, fue de pánico y miedo para los residentes de las islas, quienes se debatían entre la incredulidad y el posible apocalipsis. “Desperté con diez minutos para morir”, contó el actor Jim Carrey en su cuenta de Twitter.

Los testigos describieron el caos: la gente se metía debajo de las mesas en los cafés, en los sótanos de sus casa, dentro de las alcantarillas. Otros grupos eran conducidos a los hangares militares, se acurrucaban alrededor de los televisores para ver las noticias o mirar Twitter. Muchos recolectaron suministros frenéticamente, se abrazaban llorando y llamaron - y mandaron mensajes de texto- a sus seres queridos para decirles adiós.

A las 8 y 42 minutos, el gobierno de Hawaii aclaró que se trataba de un error: "No hay amenaza o peligro de misiles para el estado de Hawaii. Repetimos. Falsa alarma." El gobernador David Ige dijo a CNN: "Un empleado presionó el botón equivocado". La indignación ante este segundo mensaje fue generalizada, y los funcionarios prometieron llegar al fondo de cómo se cometió un error de tal magnitud. (Univision)

0 comentarios: