martes, 7 de febrero de 2017

22:37:00
Pedro Echeverría V.

1. ¡Qué maravillosa movilización de los ciudadanos de Mexicali y Baja California! ¡Que buenas movilizaciones en toda la República contra el gasolinazo, la privatización del agua, la devaluación del peso y todo el gobierno funesto de Peña Nieto! Sin embargo veo que a Peña, a los priístas y los panistas no les preocupa; para ellos todo ese descontento es pasajero y pronto –con las campañas electorales- se borrará la memoria y se volverá a la esperanza tonta del voto. Ya he perdido las esperanzas y el entusiasmo en las miles de manifestaciones en que he participado desde 1960. Estoy aprendiendo a “jugar las canicas cuando las he perdido todas”. He participado en caravanas de meses con Sicilia, el EZLN, los electricistas, sin resultados interesantes.


2. Cuando en 1959 leí “La Madre” de Gorki y seguí a Pavel en su movilización obrera del Primero de Mayo de los primeros años del siglo XX, recuerdo que me emocioné y jamás perdí esa idea; lo mismo me pasó con La Huelga de Mastroianni, las de Costa Gavras, Dino Rossi, y otras muchas que se exhibieron en cines-debate. Las movilizaciones en los años sesenta y setenta en la ciudad de México, Monterrey, Puebla, eran otra cosa porque siempre vivimos con la amenaza de la represión; recuerdo que discutíamos si la manifestación programada por nosotros la reprimirían o no y cuando llagábamos estábamos vigilantes de los carros de la policía. Obviamente no iban niños porque no era un paseíto, sino más o menos combativas.

3. Hoy las movilizaciones son más numerosas, pero el gobierno ha aprendido a controlarlas movilizando a cuatro o cinco mil soldados disfrazados de policías para acordonarlas. Confía tanto el gobierno en el estricto control de ellas que tiene ya los tiempos medidos y si se trata de un plantón tiene ya preparados espacios, parques, explanadas para permanecer el tiempo que deseen si perjudicar el tráfico. Se puede ocupar el zócalo del DF por tres o seis meses y no se resuelve ninguna demanda; lo seguro será el fastidio, el cansancio, el soportar la campaña de desprestigio y el levantamiento. Eso es lo que ya no debe hacerse porque está probado que el gobierno se burla y nosotros regresar con la vergüenza de la derrota.

4. Si el pueblo busca que le resuelva el gobierno sus demandas de poco sirven las marchas y plantones. Lo que sí funciona son los bloqueos, pero tienen que ser masivos para que el ejército y policía no se atrevan a reprimir. En Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Michoacán sólo han sido efectivos los bloqueos de carreteras, vía de FFCC y plazas comerciales; pero en la CDMX funcionan los bloqueos de bancos, centros comerciales, aeropuerto, glorieta Reforma y Juárez, así como Madero y eje Lázaro Cárdenas, además de la estación insurgentes del Metro y Metrobús. Pero hay que buscar explicar pacientemente todo a la gente, sobre todo de los medios masivos de transporte. Hoy en vez de llamar a marchar hay que llamar a bloquear, pero con mucha gente. (7/II/17)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com