miércoles, 28 de diciembre de 2016

13:53:00
MIAMI, Florida, 28 de diciembre de 2016.- La pitón birmana, la especie invasiva más agresiva del sur de la Florida, ha encontrado una nueva forma de acaparar nuevos cintillos de prensa: encaramándose encima de una plataforma de investigación instalada en la Bahía de Biscayne.

El mes pasado, un hombre que montaba un kayak por el Parque Nacional Biscayne vio a una pitón birmana de nueve pies enroscada alrededor de una plataforma de estudios que queda a más de media milla de distancia de la orilla, una zona donde por lo general sólo viven aves. El encuentro fue el primero de su tipo en el parque y otro indicio preocupante de que los incontrolables pitones se están adaptando a vivir en áreas de agua salada. En septiembre, biólogos marinos confirmaron por vez primera que las serpientes se están apareando en los Cayos.

Un hombre que montaba un kayak por el Parque Nacional Biscayne vio a una pitón birmana de nueve pies enroscada alrededor de una plataforma de estudios que queda a más de media milla de distancia de la orilla. (Cortesía: Biscayne National Park)

“Es una dificultad más en la guerra que libramos contra los pitones”, dijo Frank Mazzotti, biólogo de la Universidad de la Florida (UF). “Cuando uno se entera de algo así, ¿cuántas veces más ocurre algo similar sin que lo sepa?”.

Las serpientes que nadan en agua salada no es nada nuevo. Un estudio que hizo en el 2015 la Sociedad Geológica de Estados Unidos (USGS) donde se siguió la pista a pitones durante cinco años concluyó que los reptiles vivían tanto en pantanos y manglares como en agua fresca cerca de Cape Sable. Varios científicos dijeron que sospechan que por lo menos varias de las serpientes adultas que comenzaron a tener cría en Key Largo llegaron hasta allí nadando. Encontrar una serpiente en una plataforma no hace sino confirmar que las serpientes se sienten igual de cómodas en mar abierto, dijo Mazzotti.

“Pensándolo bien, hallar a una pitón en la plataforma no es realmente una gran sorpresa. Le gustó el lugar para tomar el sol y se subió en ella”, dijo el experto.

El hallazgo también quiere decir que las serpientes podrían llegar hasta islas donde habitan aves y otros pequeños mamíferos y hasta hay nidos de tortugas. Seis de las islas del parque, entre ellas Mangrove Key y Arsenickers, se encuentran a unas cinco millas hacia el sur, y año tras año atraen a muchas aves a formar en ellas sus nidos. de ahí que cualquier isla que sea lo suficientemente grande para que en ella vivan mamíferos podría gustarle a los pitones. El trabajo del 2015 de la USGS llegó a la conclusión de que las serpientes tienden a congregarse alrededor de las islas de los Everglades que tengan árboles, donde las aves pueden hacer sus nidos.

Un día después que el hombre que montaba un kayak reportó haber visto a la pitón en la plataforma, el experto en pitones Bobby Hill la atrapó, dijo Vanessa McDonough, bióloga del parque. En la actualidad, la serpiente se utiliza para educar al público sobre las especies invasivas.

Hasta este año, sólo una pitón se había reportado en el parque, cuando un marinero vio a un ejemplar joven de poco más de un pie de largo nadando cerca de Black Point Channel. En enero, una serpiente de más de seis pies y medio fue vista y capturada en en esa área. Después de noviembre, el número aumentó a cinco, dijo McDonough.

El esqueleto de una pitón de seis pies se halló la semana pasada al oeste de la entrada al parque, dijo la bióloga. Dos días después un ciclista que recorría el parque fotografió a una pitón albino que tenía entre dos y tres pies de largo. Empleados del parque estuvieron buscándola durante más de una hora, pero no pudieron localizarla. Un día más tarde, un empleado del parque avistó a otra pitón de entre seis y siete pies en Adams Key, al oeste del extremo sur de Elliott Key, dijo la experta. A pesar de múltiples búsquedas, la serpiente no ha podido encontrarse.

Es por ello que informar de inmediato sobre una serpiente es tan importante, dijo.

Desde que las serpientes se establecieron en la zona a alrededor del 2000, los biólogos siguen sin tener una forma efectiva para poder controlarlas, un trabajo que se complica por no poder rastrearlas de forma consistente. Las serpientes pueden camuflarse perfectamente en los pantanos, que resultan muy difíciles de recorrer por los cazadores.

Se aconseja reportar rápidamente cualquier pitón que sea vista al número principal del parque, el 305-230-1144. Eso es algo que siempre va a ayudar, aunque solamente se trate de una serpiente, explicó McDonough.

“Hemos descubierto que inclusive después de una rápida respuesta por parte nuestra, las serpientes se desplazan enseguida y resultan muy difíciles de ver”, dijo McDonough. “Después que el animal desaparece entre las malezas, el agua y las algas es prácticamente una causa perdida”. (Jenny Staletovich / El Nuevo Herald)