viernes, 16 de diciembre de 2016

19:26:00
Pedro Echeverría V.

1. Siempre, quien gana en los diálogos es la parte que tiene más fuerza no el que tiene la razón. Los trabajadores de todo el mundo siempre son los que tienen la razón porque son los productores de la riqueza que las sociedades consumen. Sin embargo –aunque posean la razón y, se supone que por su número deberían tener la fuerza- casi nunca cuentan con la conciencia de unidad porque la clase dominante (los empresarios y gobiernos que manejan a los militares, policías, leyes y cárceles) siempre hacen uso muy efectivo de los medios de información buscando embrutecer y desunir al pueblo. Lo que sucede en Oaxaca, a partir del primero de diciembre, es otra cosa: El enorme prestigio de los maestros de la CNTE por todas sus experiencias y el joven gobernador que busca iniciar su gobierno en paz.


2. Aunque cuando se es objetivo no pueden surgir las ilusiones, pienso que este diálogo puede ser  un modelo, un empuje, para que los maestros de la Coordinadora (CNTE) del país reinicien sus movilizaciones y bloqueos en los 15 estados más fuertes y que las demandas que logren los compañeros de Oaxaca puedan instrumentarse en otros estados: a) regreso de las plazas a todos los maestros cesados, que pueden ser unos cuatro mil; b) libertad a todos los maestros presos por el movimiento; c) pago de todos los salarios que se adeudan; d) dejar abierta una mesa de negociaciones  para analizar las necesidades urgentes en las escuelas y e) apertura del diálogo nacional en gobernación para que ningún estado tenga problemas pendientes. Olvidar la reforma educativa e instalar cursos de nivelación académica/pedagógica en todo el país.

3. El gobierno de Peña Nieto se está derrumbando por su extrema incapacidad, aunque siempre el sostén de esos gobiernos corruptos y asesinos como Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y el actual, ha sido la gran burguesía y su socio aliado el imperio de los EEUU. Cuando he escrito que la burguesía mexicana es fuerte no me refiero a los personajes que ocupan el gobierno sino a la estructura conformada por empresarios, gobierno, partidos, medios de información, iglesia y los inversionistas de EEUU. Fox, Calderón, Peña, han vivido momentos que los han orillado a renunciar, pero esa poderosa estructura capitalista dominante los han apuntalado. En México después de la renuncia presidencial de 1932 bajo la dominación del Maximato callista, no se ha registrado golpe de Estado o renuncia de un presidente. Por ello digo que la burguesía mexicana es muy fuerte aún.

4. Y no crean que el nuevo gobernador de Oaxaca no puede reprimir o golpear; lo que sucede es que él y su papito exgobernador saben que no se puede iniciar un gobierno encarcelando y asesinando; incluso saben que podrían dar un ejemplo nacional resolviendo las demandas de los maestros oaxaqueños. Seguramente en Chiapas, donde hace dos o tres meses se habían dado avances, puede que se resuelvan de inmediato los problemas; lo mismo se podría decir de Guerrero, Michoacán, CDMX, donde hay gobiernos nuevos y diferentes, podrían seguir el ejemplo. ¿Qué pasó con la secretaría de Gobernación que dejó vestidos y alborotados a los maestros de la CNTE, tal como lo ha hecho con otros miles de dialogantes? Lo importante es que ese diálogo en Oaxaca no contribuya a la desmovilización. Debemos retomar la ruta. ¡Adelante! (16/XII/16)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com