jueves, 11 de agosto de 2016

19:48:00
MÉRIDA, Yucatán, 11 de agosto.- Este día sesionó el Consejo Contra la Discriminación de la Diversidad Sexual del Municipio de Mérida.

Vista de la sesión celebrada hoy jueves.

Durante la reunión, los integrantes hablaron respecto al uso partidista y religioso del edificio de una dependencia municipal y la renuncia de uno de los miembros del mismo.

Tal como dio a conocer en exclusiva Libertad de Expresión Yucatán, una diputada federal del Partido Encuentro Social (PES) celebró en días pasados un evento para discutir su postura contra el matrimonio igualitario y el aborto.

Para dicho acto se utilizó el auditorio de la Dirección de Desarrollo Social del Ayuntamiento de Mérida, donde siempre sesiona el Consejo contra la Discriminación.

Varios integrantes del órgano consultivo cuestionaron a Cecilia Patrón Laviada, directora de Desarrollo Social y secretaria ejecutiva del mismo, respecto a por qué autorizó el uso precisamente del espacio donde ellos se reúnen para fines partidistas y religiosos que atentan precisamente contra los objetivos del consejo.

Patrón dijo que solamente se prestó el espacio y el evento no fue promovido ni contó con empleados municipales.

La funcionaria "le pasó la bolita" al área de Asuntos Religiosos en la Dirección de Gobernación, señalando que ellos habían pedido el espacio y que ella firmó la autorización sin darse cuenta de que fuera a usarse para eso.

Los integrantes del Consejo dejaron clara su postura: no se puede utilizar el mismo auditorio que sirve para luchar por la diversidad sexual en actos contra la misma, y la presencia de pastores y líderes de culto violenta el estado laico.

La regidora Milagros Romero Bastarrachea, de Movimiento Ciudadano, se pronunció durante la reunión en contra del uso partidista de las áreas privadas de las dependencias del Ayuntamiento, sin importar el partido que sea responsable, señalando que la persona a cargo de dicha decisión tendría que responder por el mal uso de este espacio.

Los regidores Mauricio Díaz Montalvo y José Luis Martínez Semerena, del PAN, precisaron que éste no fue un evento organizado por el Ayuntamiento de Mérida, sino simplemente se brindó un espacio público para ello.

Martínez Semerena mencionó que el Ayuntamiento tiene la primicia del acceso universal, por lo cual se podrá prestar el espacio a cualquiera que lo pida bajo ciertos lineamientos.

Por su parte, Tonatiuh Villanueva Caltempa, del PRD, señaló que no se puede usar el mismo auditorio para luchar en pro de la diversidad para aquellos que están en contra de esta causa.

Armando Rivas Lugo, de la Codhey, cuestionó si dicho evento no entra en conflicto con las políticas de la Comuna en materia de derechos humanos.

Adicionalmente, se dio a conocer la renuncia voluntaria del regidor Octavio Carrillo Pérez, la cual fue presentada en días pasados sin aspavientos. (José Repetto)