jueves, 11 de agosto de 2016

18:39:00
Pedro Echeverría V.

1. Diría Blas Urrea (Luis Cabrera) en los inicios de la revolución mexicana advirtiendo a Madero con esta idea: Si ya abriste el cuerpo infestado y podrido del viejo régimen, límpialo antes de cerrarlo; si por miedo lo dejas cerrar lleno de gusanos, el pueblo nunca dejará de condenarte. Yo le diría a mis amigos dirigentes de la Coordinadora de maestros (la CNTE): “Si le paran a los bloqueos –que es su estrategia más importante- por miedo a los empresarios, al gobierno y los medios de información- todos sus enemigos capitalistas aplaudirán, pero la CNTE se hundirá para siempre junto al sistema educativo y habrá que esperar otros 30 años para recuperar la lucha social.

2. Blas Urrea –aunque luego se hizo carrancista y derechista- tuvo razón: el señorito Madero, el hijo de hacendado, después de derrocar a Díaz quiso dejar intacto el régimen de explotación y opresión y se dedicó a perseguir a los revolucionarios radicales como Zapata, Orozco y los anarquistas. Madero, Carranza, Obregón… hasta Peña Nieto, dejaron el cuerpo lleno de gusanos cuyos hijos, nietos y bisnietos –después de un siglo- los sigue teniendo y soportando el pueblo de México hasta en la sopa. La CNTE no sólo ha abierto el cuerpo de la SEP, ha expuesto también el cuerpo del sistema de explotación capitalista. Espero que tenga fuerzas para limpiarlo.

3. Madero no hizo nada porque (siendo de origen burgués) se acobardó; los pinches asesores le aconsejaban negociar con el enemigo para pacificar el país y luego mediante leyes dominarlo. ¿Saben quiénes eran esos asesores? Puros pinches intelectuales ex porfiristas que se habían disfrazado de revolucionarios para continuar viviendo sabrosamente del erario, de la paz y el progreso. Así que, ¿cómo se iba a limpiar ese cuerpo lleno de gangrena si de ello se aprovechaba toda la clase dominante? Por ello en el México actual la CNTE quisiera limpiar todo, pero está siendo muy difícil para ella sola y algunas fuerzas dispersas que la apoyan.

4. Todos los días y horas Televisa, TV Azteca, Milenio, Grupo Fórmula, dedican a calumniar a los profesores de la CNTE mediante noticias tergiversadas y entrevistas arregladas. Los empresarios han abierto grandes campañas porque, según dicen, pierden cientos de millones por no vender; el gobierno se dedica a amenazar con sus cientos de miles de fuerzas armadas. La podredumbre del sistema está a la vista y los partidos políticos –muy bien subsidiados por el gobierno- también se suman a la cargada de calumnias contra los profesores en lucha. No puede negarse que la tarea de limpiar el cuerpo del gobierno cadavérico puede ser más difícil que el del Porfiriato.

5. La continuidad de las luchas de la CNTE que en este periodo lleva casi cuatro años sin descanso, no depende sólo de los maestros de Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero, así como del DF, Veracruz, Morelos, etcétera; depende directamente del desarrollo de la lucha nacional que aún sigue dispersa entre estudiantes, campesinos, colonos; pero aún más del nivel de organización de los padres de familia que han demostrado enorme solidaridad con el paro de sus maestros. Por qué apoyan los padres? Porque tienen la convicción que los maestros desde siempre han estado, y estarán, con ellos y con sus hijos ante cualquier problema.

6. El gobierno dilapida repartiendo entre partidos y políticos miles de millones de pesos. Con excepción de Bartlett, Sansores, Encinas, Padierna, nadie abre la boca para defender a los maestros. López Obrador, un poco el PT, aunque limitadamente, han apoyado a los maestros; por el contrario los demás partidos con diferentes palabras no han dejado de justificar al gobierno que los subsidia con dinero extra. Puta de unos 700 legisladores federales (diputados y senadores) menos del uno por ciento cuenta con inteligencia y valentía para apoyar a los trabajadores. Se les podría dar el título de HDP, pero ya lo tienen por herencia y es vitalicio.

7. Como diría Cristina Pacheco: “Aquí nos tocó vivir” yo repetiría: aquí nos tocó luchar contra una maldita clase social explotadora que aún cuenta con un gran potencial de fuerza para defender su poder. Pensé erróneamente que en 1960 se iniciaba su rápido derrumbe con la revolución cubana, la guerra de Vietnam, las rebeliones en los países coloniales, las guerrillas en América Latina, las lucha de los negros en EEUU y la bella revolución juvenil de aquella década. Hubo avances y retrocesos, pero la CNTE continúa en las calles, plazas y bloqueando carreteras y negocios. Aplaudo maravillado desde algunos estados, aunque ahora sólo observe y opine. (11/VIII/16)