jueves, 7 de julio de 2016

21:03:00
Eduardo Ibarra Aguirre / 8-VII-16

A 17 días de que comenzó el diálogo o charla entre la Secretaría de Gobernación y los representantes de la CNTE, todavía no son perceptibles resultados. Quizá el logro mayor fue el intercambio de documentos que contienen las visiones de cada parte, el gobierno de Enrique Peña Nieto y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Visiones ambas sobre los orígenes y vías de solución del conflicto que se amplía socialmente, colocó a la Ciudad de México como su epicentro y tiene expresiones en Monterrey, Saltillo y Torreón no tanto por la eficacia del liderazgo magisterial disidente como por incumplimientos de lo que ofreció la secretaría que encabeza Aurelio Nuño, y a quien pretenden convertir en interlocutor cuando él se negó durante 10 meses de manera obtusa, facilitando espléndido material a los caricaturistas. Hasta el muy corrupto líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Juan Díaz de la Torre, “exige” revisar la reforma, en una maniobra sin futuro.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, flanqueado por el subsecretario de Derechos Humanos, Roberto Campa Cifrián, y Guillermo Lerdo de Tejada Servitje, el coordinador de asesores, al anunciar su reunión con la CNTE el próximo lunes y poner a disponibilidad los planteamientos de la Coordinadora y la alternativa de solución por parte del Gobierno de la República (enlace).

Es indispensable que los asesores del mexiquense de Atlacomulco valoren la nueva circunstancia de la movilización que empezó a acompañar las actividades presidenciales, como sucedió el día 6 con bloqueos y marchas en la carretera Ciudad Valles-Tamazunchale, y en Axtla, San Luis Potosí, acciones frenadas por la Policía Federal con gases lacrimógenos para acallar los gritos de “¡Asesinos!”, de acuerdo a la reportera Verónica Espinosa, mientras el destinatario concluyó la gira con expresiones de diálogo.

Ignoro si escuchó las consignas, y si fue el caso habla del buen talante para sortear momentos muy incómodos, como sucedió la semana pasada en Toronto, Canadá (por más que los censuren los directivos de la subordinada y hasta servil mediocracia mexicana), pero tiene su valor que enseguida de la andanada Peña retome expresiones por el diálogo, aunque no falta razón a Jesús Cantú cuando afirma que “una de las principales herramientas de la política es el diálogo y éste requiere el reconocimiento de que hay intereses divergentes que deben dirimirse en un foro abierto, franco y sin vetos previos, pues éstos lo cancelan y, por ende, eliminan la posibilidad de lograr compromisos mutuos y aniquilan la política.”

Es plausible que Peña Nieto después de ser repudiado en SLP, ubique al diálogo con la CNTE como “la puerta que nos debe llevar a una solución pacífica”. Además de que “Mantengo amplia confianza en lo que se viene haciendo y en el trabajo que se viene realizando para distender este escenario” (es una realidad, no un escenario).

A renglón seguido regañó a los reporteros de la fuente: “Lo he señalado una y otra vez, que el tema de la ley no es negociarla (sic), la ley es un mandato y el gobierno está, como Ejecutivo, para velar por su cumplimiento y observancia”. (La comunidad de Nochixtlán, Oaxaca, tiene como demanda principal la abrogación de la reforma educativa).

Señalamiento que no logra ocultar que el Consejo Coordinador Empresarial es la más reciente y grotesca excepción. Para el organismo cúpula de los que son los favoritos del sexenio, se legisló a su gusto por orden presidencial.

La legislación educativa contiene lo que el grupo gobernante decidió, previa negociación con la corruptísima partidocracia (PRI, PAN, PRD y PVEM) que prácticamente amarró las manos a sus legisladores. Y la Constitución es reformable hoy y mañana cuantas veces sea necesario. Por eso tiene alrededor de 800 reformas desde 1917, la mayoría de ellas para abrirle paso al rumbo socioeconómico impuesto al país hace casi 34 años.

Acuse de recibo

La encuestadora Parametría entregó los resultados de encuesta que aplicó en las viviendas sobre la opinión que tienen los mexicanos de la homosexualidad, el derecho al matrimonio igualitario y la adopción por parte de parejas del mismo sexo, propuestos para ser incluidos en la Constitución por el presidente de la república. Y más de la mitad de los entrevistados (56 por ciento), está en contra de que los homosexuales sean aceptados en el Ejército. El mismo porcentaje (56) rechaza que los homosexuales y lesbianas se postulen a cargos políticos. Los que se oponen a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo son seis de cada 10 (59). Y 72 por ciento “está en desacuerdo o muy en desacuerdo” con la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo… “Ignorante” y “pendejo” son acaso las descalificaciones de uso más frecuente en México, sobre todo en cuanto a temas políticos y sociales se refiere. Es pertinente recordar que Albert Einstein postuló: “Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas”… La revista Forum (Periodismo de análisis y reflexión) nació en agosto de 1991 y desapareció como edición impresa en octubre de 2010, con el número 204, pero se mantiene como edición digital desde el 29 de diciembre de 2003. Es decir, durante siete años la edición digital contenía a la impresa y otros textos.