viernes, 17 de abril de 2015

21:08:00
MÉRIDA, Yucatán, 17 de abril.- El agua embotellada o desmineralizada (N.de la R. "purificada, así denominada con más frecuencia), contrario a lo que mucha gente piensa, es de riesgo para la salud porque deshidrata a las personas, reveló el doctor José Joel Carrillo Rivera, académico del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien además considera su comercialización un "asalto a mamo armada".

“México está en el tercer lugar mundial de consumo de agua embotellada”, dijo Carrillo Rivera, esto en el marco de un emotivo homenaje póstumo al doctor Eduardo Hidalgo Graniel Castro, en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).

“El agua potable se puede consumir perfectamente, es bebible; lo importante, es lavar los tinacos y las cisternas, cuando menos dos veces al año”, subrayó el especialista, quien fue tutor del académico Eduardo H. Graniel para obtener el Doctorado en Ciencias de la Tierra.

El acto académico se llevó a cabo como homenaje al Dr. Eduardo Hidalgo Graniel Castro; en la imagen, Maricruz Leyva Alvarado recibe de manos de José Loría Arcila, director de la Facultad de Ingeniería de la UADY, un reconocimiento de la comunidad de este plantel universitario en memoria de su esposo, quien falleció hace cinco meses y se desempeñó como profesor e investigador de la Facultad.

“El problema es que la gente no lava sus tinacos y cisternas”, subrayó el académico de la UNAM, en una entrevista previa a la realización de cuatro conferencias y una mesa panel, hoy por la mañana en la Facultad de Ingeniería de la UADY, como homenaje al académico, quien falleció hace cinco meses.


Asimismo, Carrillo Rivera subrayó que el agua embotellada o desmineralizada, contrario a lo que mucha gente piensa, es de riesgo para la salud porque deshidrata a las personas. “La hidratación se da por dos situaciones, por la ingesta agua y de sal, luego entonces si se consume sólo la desmineralizada la persona se está deshidratando y si además sufre de presión arterial baja puede tener problemas en un mediano plazo”.

“La otra razón es el costo del agua, una botella cuesta digamos un dólar, al igual que un litro de gasolina, pero producir un litro de agua no cuesta lo mismo que la generación de combustible donde se requiere de millones de dólares y en el caso del agua lo único que se necesita es conectarse quitarle las sales y venderla en un precio que no lo vale; es un asalto a mano armada y además produce problemas de salud y esto no se dice y es fundamental”.

En el homenaje al extinto académico de la UADY, quien fuera especialista en las áreas de hidráulica e hidrología, participaron también Antonio Cardona Benavides, del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) y Rafael Huízar Álvarez, del Instituto de Geología de la UNAM así como ex alumnos del doctor Graniel Hidalgo, quienes participaron en una mesa panel.

En otra parte de la entrevista, José Joel Carrillo recordó que el 85% del agua que se usa en el país es para la industria y la agricultura y todas sus actividades, a final de cuentas, tienen resultado contaminante. “Hay proyectos para corregir esto por medio de un reciclado pero no es suficiente porque la agricultura no cumple con este requisito, casi por definición, y la industria hace sus esfuerzos sabiendo que no es suficiente”.

A su vez el doctor José Loria Arcila, director de la Facultad de Ingeniería de la UADY, recordó “la memoria de un amigo, profesional comprometido” y aseveró que “este evento surgió a iniciativa de amigos, profesores y exalumnos quienes tomaron la iniciativa de recordarlo”.

“Hoy celebramos que Eduardo trascendió; yo tuve la fortuna de ser su profesor en la licenciatura y desde ahí me di cuenta de la calidad del ser humano. Quienes posteriormente lo trataron como compañeros y profesores no me dejarán mentir, hay una palabra que captura la esencia de Eduardo
como un buen hombre, un buen ser humano, profesional y formador de recursos humanos”.

“Hoy lo recordamos con estas conferencias y mesa panel”, puntualizó y poco después entregó un reconocimiento póstumo a la señora Maricruz Leyva viuda de Graniel, quien acudió acompañada de sus hijos Eduardo y Abril, alumna de ingeniería física, y de sus hermanos Ermilo, Regino, Monserrat y Guadalupe.