sábado, 2 de noviembre de 2013

17:03:00
PARÍS, 2 de noviembre.- La madre de tres pequeños, gemelos de 18 meses de edad y un niño de 6 años, hallados muertos en la noche del viernes al sábado 2 de noviembre en la casa de la familia en Gergy (Saône-et-Loire) está "bajo la influencia de medicamentos". Debido a su condición, "no se le ha podido interrogar", ha dicho la Fiscalía de Chalon-sur-Saône.

La casa donde ocurrió la tragedia. (AFP)

Según el fiscal, los niños "no fueron asesinados con un cuchillo o una pistola", pero "había medicamentos en torno a ellos en la casa." Se les hará la autopsia para determinar las causas de la muerte. En esta etapa de la investigación, "no se sabe lo que realmente pasó en esa casa", o "si alguien más estuvo presente en el momento de la tragedia."


Los cuerpos de los tres niños fueron rescatados en la noche por los bomberos. Un familiar los descubrió después de intentar sin éxito localizar a la madre por teléfono durante la tarde. La joven, que vivía sola con ellos, fue llevada al hospital.

Según fuentes cercanas a la investigación, parece que ella pudo asfixiar a sus hijos. La familia vivía en una casa ubicada en una calle tranquila, cerca de la torre de agua de la aldea. La madre se separó del marido "hace tres o cuatro meses", según los vecinos. "Sólo se la veía cuando llevaba a su hijo mayor a la escuela", precisó uno de ellos.

Una banderola forense amarilla que dice "Prohibido el paso" está en el portal y se colocaron sellos en la puerta para prohibir el acceso. Gergy es un pueblo de unos 2,500 habitantes situado a unos 10 kilómetros al noreste de Chalon-sur-Saône. (Le Monde)

0 comentarios:

Publicar un comentario