sábado, 2 de noviembre de 2013

14:51:00
Bajo Reserva | Periodistas EL UNIVERSAL | 2-XI-13

TREMENDA ASISTENCIA, caballero, tuvo el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla en el auditorio de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Tanta gente hubo en el lugar que el anfitrión, el titular de la SRE, José Antonio Meade, tuvo que presenciar de pie la exposición del caribeño. “¿Son ustedes chilangos?”, preguntó un curioso Rodríguez Parrilla a un grupo de jóvenes de la UNAM que le pidió tomarse muchas fotos con él.


Bruno Rodríguez Parrilla, ministro de Asuntos Exteriores de Cuba.

“Somos de Ciencias Políticas de la UNAM”, respondieron los estudiantes. “Una gran universidad, un gran reto. Yo estudie en la Universidad de La Habana”, respondió y siguió su camino entre abrazos y más instantáneas. Estaba feliz, pues las relaciones se siguen fortaleciendo, sobre todo al saldar un añejo adeudo de la isla con México. Ambos gobiernos bailan a ritmo de guaguancó.

 
Francisco “Kiko” Vega de Lamadrid, el quinto gobernador panista de Baja California, rindió protesta ayer.
 
LO MÁS que alcanzó el PRD en su coalición electoral con el PAN y Nueva Alianza en Baja California fue una oficina en el nuevo gobierno estatal. El gobernador Francisco ‘Kiko’ Vega concedió a José Luis Pérez Canchola, un viejo luchador social de la izquierda, el área de Derechos Humanos. En pocas palabras, el panista le hizo el feo a Jesús Zambrano, líder nacional del PRD, quien no acudió a la toma de posesión de don Kiko en la ciudad de Mexicali. ¿Pero qué cree usted? Don Jesús sí viajó a la capital bajacaliforniana para cenar la noche del jueves con el nuevo mandatario estatal, nos comentan. Y, por supuesto, el perredista quería más posiciones en la administración estatal, pero… ya no hubo más espacios. El dirigente perredista no tuvo más remedio que dar la media vuelta.


DIFÍCIL SABER qué tanto juego da el secretario de Gobierno del DF, Héctor Serrano, a los líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, quienes prolongan y prolongan la compactación del plantón en el Monumento a la Revolución. Los profesores han afectado la vida económica de la zona y sólo dan largas a don Héctor, quien parece caer en el mismo juego, nos comentan. Ahora, los disidentes crearon una comisión de 15 personas para realizar en no menos de tres días, lea usted bien, “un recorrido y análisis de las condiciones específicas del campamento para valorar cómo compactarse”. Ya después verán si lo hacen, a pesar de que muchas de las carpas están vacías. Ah, luego irán a ver a don Héctor para decirle “quizás, quizás, quizás…”
Ricardo Anaya Cortés.
APURADÍSIMO anda el presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, el panista Ricardo Anaya, con sus compañeros senadores para que atiendan una petición de San Lázaro que busca dictaminar la minuta que controla las deudas estatales y municipales. Muchos parlamentarios se preguntan qué pasa con el proceso legislativo en el Senado, pues en San Lázaro fue avalado desde el 24 de septiembre, y en la colegisladora no ha avanzado. Don Ricardo, nos dicen, no quiere un nuevo choque entre las Cámaras por este tema.

DE LOS ESCOMBROS de la batalla por la reforma hacendaria surge olor a azufre en el salón de sesiones del Senado. Algunos legisladores hablan de una leyenda, de la voz de uno de sus compañeros amarillos que les habló al oído a los panistas para que abandonaran el pleno en medio del debate de la aprobación de los impuestos. Al final, los azules no participaron ni influyeron en el debate y aprobación. Y hoy la leyenda de Día de Muertos dice que el coordinador de la bancada panista, Jorge Luis Preciado, hizo caso a la voz de un perredista que le dijo: “Sálganse, y nos salimos nosotros”.

0 comentarios:

Publicar un comentario