sábado, 2 de noviembre de 2013

17:24:00
Jalaveritas de Tony / Diario de Yucatán (2-XI-13)

Acusado regresa

Nota de Sergio Haro Cordero en zetatijuana.com (2007)

Jorge Esma, investigado por peculado en BC, en el equipo de campaña de Hank

Acostumbrado a rodearse de personas tan polémicas como él, el candidato del PRI integró a su equipo de campaña a un hombre que tiene deudas en Baja California. Jorge Esma, titular del Instituto de Cultura en la corta administración de Oscar Baylón Chacón, fue acusado de peculado por el Gobierno de Ernesto Rufo, en 1991. Luego se fue de la entidad, reapareció en Yucatán y ahora regresa. Es el encargado de la agenda cultural del aspirante tricolor.

“Desde hace dos semanas Jorge Esma se integró al equipo de campaña de Jorge Hank. Está haciendo el Plan de Gobierno en el área de cultura”, explican desde la sede del PRI Estatal.

Controvertido, polémico, acusado de fraude y peculado, Jorge Esma Bazán desapareció de suelo bajacaliforniano luego de que el Congreso del Estado no sólo no aprobó las cuentas públicas del Instituto de Cultura de Baja California (ICBC), sino además acordó turnar el expediente a la Procuraduría de Justicia del Estado bajo la presunción de que se había cometido el delito de peculado.

A Esma le tocó el surgimiento del Instituto de Cultura de Baja California bajo la última administración priísta en la entidad -en 1989 tras la destitución de Xicotencatl Leyva-, pero a la llegada del régimen panista, emergió una serie de irregularidades en cuanto al manejo de las finanzas del recién creado Instituto.

A la hora de las revisiones salieron a la luz  facturas, cheques, contratos, más facturas y más cheques, una buena parte destinados a los gastos personales del entonces flamante titular del ICBC. Ante los requerimientos para la comprobación de los gastos, Esma hizo llegar al nuevo director del Instituto una serie de cajas con el supuesto material en que se había gastado. Eran películas viejas, algunas para adultos, otros cortes de cintas mexicanas populacheras, documentales y cosas por el estilo.

El caso es que Esma salió de la entidad y reapareció en Yucatán bajo el amparo de su padrino político, el priísta y ex Secretario de la Reforma Agraria, Víctor Cervera Pacheco, quien lo ungió como director del ICBC en Yucatán.

Posteriormente fue candidato a la Alcaldía de Mérida por el PRI -compitió y perdió contra Ana Rosa Payán-, luego candidato al Senado y finalmente, candidato y diputado local en Yucatán, hasta julio de este 2007. A dos semanas de dejar el cargo reapareció en Baja California como parte del equipo hankista, y ya hasta le auguran el puesto -nuevamente- de titular del Instituto de Cultura.

Antes, a mediados de 2003, Esma organizó el concierto de Luciano Pavarotti en mancuerna con el también priísta Netzahualcoyotl Pérez Román, quien encabezó el Patronato del Centenario -con el apoyo del alcalde panista Jaime Díaz- llevándose una tajada de miles de dólares en un evento destinado a una supuesta beneficencia de la que nunca se aclaró el destino final.

Por lo pronto, Esma está en Baja California, a un lado de Hank, mientras en la Procuraduría quedó congelada la denuncia por peculado de miles de pesos contra el erario público, el dinero de los bajacalifornianos.

Peculado

El 31 de enero de 1991, el Congreso del Estado discutió el Dictamen Número 27, relacionado con las Cuentas Públicas del Instituto de Cultura correspondientes al año fiscal 1989. El ICBC fue creado en marzo de ese año por instrucción del Gobernador Sustituto, el priísta Oscar Baylón Chacón, quien entró al relevo por Xicotencatl Leyva para concluir ese sexenio.

Baylón designó a Jorge Esma como director fundador del ICBC. Este último había sido Director de Asuntos Culturales en los tiempos de Milton Castellanos Everardo como Gobernador. Venía del área de teatro y, según datos, nació en Mérida en 1946 y se ostenta como egresado de la Licenciatura en Comunicación Educativa y Literaria. Un dato en Internet expone:

“Llegó a Mexicali en 1967. Autor y director de obras de teatro de su propia autoría de 1967 a 1981, con el Grupo Cirio y con la Compañía Estatal de Teatro de Baja California. Entre estas obras están ‘Atila’, ‘Pasajes entre Columnas’, ‘La Campana sin Badajo’, ‘El Hombre de las Tres Cárceles’ y ‘La Triste Historia de Don Cuco Ruco’. Ha obtenido el premio de los juegos florales de Mexicali con ‘La Burbuja Vagabunda’ y el Premio Celestino Gorostiza de teatro con ‘Donde los Árboles’…”.

Ese día ultimo de enero de 1991, el Congreso del Estado incluyó en el Dictamen 27 que el 8 de diciembre de 1989, la Contaduría de Hacienda inició auditoría de estados financieros al ICBC.

“Se constató que tienen errores e irregularidades (...) que presumen la existencia de irregularidades dado que algunos recursos económicos fueron utilizados con propósitos ajenos a la administración“.

En función de esto, el Congreso del Estado determinó:

“Con base en las irregularidades detectadas en el periodo del 1 de abril al 31 de octubre -el tiempo que estuvo Esma al frente del ICBC- que se encuentran tipificadas como peculado en los términos del Artículo 298 del Código Penal, hágase del conocimiento de la Procuraduría General de Justicia del Estado para que proceda conforme derecho…”.

Y es que de acuerdo a los documentos contables, en ese periodo se cometió toda una serie de irregularidades, por ejemplo:

* Se detectó que con dinero del Instituto de Cultura se pagó a Refrigeración Becerril un aparato de refrigeración para uso personal del funcionario. Hay copia de los cheques y factura.

* Un Ford Topaz del año, con vidrios eléctricos, rines de lujo y refrigeración, comprado a nombre de Socorro Gaspar de Esma y también pagado con cheques del Instituto.

* Presunta renta de equipo cinematográfico, cámaras, tripies, luces, accesorios, latas de película, revelado y renta de grabación para transfer.

Resultado de ello fue que dentro de la investigación que seguía  la Contaduría Mayor de Hacienda, a través del ICBC se entregaron unas cajas con el supuesto material en el que se había trabajado.

Francisco Padilla, sucesor de Esma en el ICBC, mostraba su sorpresa. Los rollos contenían pedazos de cintas. Había fragmentos de la película “Hermelinda Linda”, “El Maleficio II”, la entonces reciente “Frida”, “Naturaleza Viva”, películas para adultos y hasta un documental de la paraestatal PEMEX. Todo esto fue documentado por ZETA en su momento.

Para entonces, Esma ya había salido de Baja California y apareció como Director del Instituto de Cultura en Yucatán, bajo el resguardo de Víctor Cervera Pacheco, quien había fungido como titular de la Reforma Agraria en los tiempos de Salinas y falleciera el 19 de agosto de 2004, víctima de un infarto.

Entonces hubo una versión: Cervera intercedió ante Ruffo -entonces el único gobernante panista- para congelar el expediente de Esma en la Procuraduría bajacaliforniana.

En tiempos del PAN

A mediados de 2003 y ateniéndose al olvido, Jorge Esma reapareció en Baja California, concretamente en Mexicali, contratado por el Patronato concebido para las fiestas del Centenario de la ciudad.

El antecedente tenía que ver con la organización en Yucatán, concretamente en Chichen Itzá, de un megaconcierto también con Luciano Pavarotti, el 20 de abril de 1997.

Ante el primer centenario de Mexicali, se conformó un Patronato para las fiestas del Centenario, encabezado por el empresario y constructor Netzahualcoyotl Pérez Román --uno de los propietarios de Urbi- y de conocida filiación priísta, aunque contó con el apoyo del Alcalde blanquizul, Jaime Díaz Ochoa.

Para el megaconcierto en la Laguna Salada se habló de 42 mil boletos, de una inversión de dos millones de dólares -la mitad destinada al tenor italiano- y de un concierto que pretendía “posicionar a Mexicali a escala mundial”. Además de que los recursos provenían del sector privado y las ganancias serían donadas a niños con cáncer, o bien, que requerían de transplantes de cornea.

Y en todo este magno evento reapareció Esma, campante, despreocupado.

“Los momentos tormentosos enseñan mucho, aprendes mucho y aprendemos las dos partes; quienes crean la tormenta y aprenden quienes tenemos que navegar en la tormenta”, manifestó Esma en mayo de 2003 a la reportera Susana Huante.

Del megaconcierto en la Laguna Salada, las crónicas periodísticas lo revelaron como un éxito, aunque de las ganancias que se esperaban, poco se dijo, mucho menos de los apoyos a niños con cáncer o problemas oculares.

Antes de eso, en las elecciones de 2001 en Yucatán -en las estatales ganó el panista Patricio Patrón Laviada-, Esma compitió por la Alcaldía de Mérida, postulado por el PRI y teniendo como principal rival a la panista Ana Rosa Payán, quien finalmente se llevó el triunfo.

Tres años después, ganó la diputación local por el Tercer Distrito de Yucatán, aunque en ese inter compitió por el Senado en la fórmula que encabezaba la ahora Gobernadora Ivonne Ortega Pacheco; sólo esta ultima llegó al Senado de la Republica.

Apenas en julio de este 2007, Esma dejó la curul en el Congreso yucateco. No habían pasado dos semanas y reapareció en la palestra publica, pero ahora, exactamente en el otro lado del país, en otra Península, la de Baja California en el equipo de campaña de Jorge Hank Rhon.

“Si, se acaba de integrar, está haciendo el Plan de Gobierno en el área de Cultura…”, fue la confirmación.

0 comentarios:

Publicar un comentario