miércoles, 7 de agosto de 2019

07:51:00
CIUDAD DE MÉXICO, 7 de julio de 2019.- En menos de cinco minutos, a plena luz del día y en Paseo de la Reforma, la avenida más importante y vigilada de la Ciudad de México, tres sujetos armados, de entre 25 y 30 años, cometieron un robo fuera de serie.

Sin hacer uso de la fuerza ni realizar un solo disparo, los tres delincuentes asaltaron la Casa de Moneda de México. En las imágenes de las cámaras se ve cómo uno de los atracadores somete al guardia de seguridad con un arma de fuego; el segundo entra y amaga a dos hombres y tres mujeres, empleados del lugar; al tiempo que un tercer participante se dirige directamente a una de las bóvedas, que estaba abierta, para robarse las monedas de oro y los relojes. Afuera, sobre Paseo de la Reforma, una cuarta persona vigilaba y otra espera en un auto. Escaparon en un vehículo rumbo a la zona poniente de la Ciudad. Presuntamente el botín se lo llevaron en una motocicleta.

Todos operaron con precisión y sin mostrar nervios, por lo que los agentes de investigación consideran que pudieron ser “especialistas” que contaban con información de primera mano. En pocos minutos ya habían huido con el botín: mil 567 centenarios y algunos relojes de colección, todo valuado en más de 55 millones de pesos (unos 2.5 millones de dólares). 

Los tres asaltantes de la Casa de Moneda de México en toma de las cámaras de seguridad.

Según los primeros peritajes obtenidos por la FGR, los delincuentes ingresaron alrededor de las 9:30 horas y a las 9:40 salieron con el botín en las manos.

Una vez que los ladrones habían huido, los empleados activaron las alarmas de seguridad. Miguel Ángel, de 51 años y gerente del lugar, pidió la intervención de la policía capitalina.

Dos de los sujetos iban vestidos como oficinistas, con camisa de vestir y suéter, uno gris y el otro beige, este último llevaba una mochila. El tercer sujeto, de barba, vestía chamarra oscura y llevaba gorra.

Las imágenes de los asaltantes fueron tomadas por las cámaras de seguridad del inmueble, ubicado en Paseo de la Reforma número 295 con Río Sena, en la colonia y alcaldía Cuauhtémoc.

El secretario de Seguridad Ciudadana (SSC) del gobierno de la Ciudad de México, Jesús Orta Martínez, explicó que una de las líneas de investigación apunta a la falla en el protocolo de seguridad de la tienda. “Llama la atención que hayan ido de manera directa hacia la bóveda y que hayan, con esa facilidad, sustraído centenarios y relojes conmemorativos”.


El caso fue atraído por la Fiscalía General de la República (FGR), dependencia que puso bajo custodia a ocho empleados: dos que salieron juntos a desayunar, lo que a la hora en que ocurrió el atraco no está permitido; dos más encargados de la bóveda de alta seguridad donde estaban los centenarios y que dejaron abierta, y otros cuatro dependientes que nunca alertaron del robo, sino hasta que los delincuentes ya se habían retirado.

El guardia, un exmilitar de nombre Edgar Iván, de 35 años, precisó que él pudo identificar a dos sujetos, quienes ingresaron, uno de ellos con un arma de fuego en la mano, y de inmediato lo amenazaron, lo tiraron al piso y lo despojaron de su arma de cargo.


El misterio se apoderó del caso al registrarse, una hora y media después, un ataque armado en el vestíbulo de un edificio a sólo 350 metros de la Casa de Moneda. No se sabe si existe relación.

"La Casa de Moneda de México no es precisamente un lugar con difusión o conocimiento socializado en la capital, por lo que existe una cooperación interna que provee información básica y estratégica a los autores del robo", aseguró el exsecretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Gabriel Regino.

Los asaltantes ya son buscados en todo el país a través de las diversas plataformas de seguridad; al tiempo que el vehículo en el que escaparon también es rastreado, pues se cuenta con placas y otras características.

En entrevista para El dedo en la llaga con Adriana Delgado, Alberto Tavira y Gabriel Bauducco, Regino señaló que el tipo de información más relevante que se debe conocer para cometer este tipo de robos son los horarios, días de servicio, guardias y el monto, que es el objetivo principal de lo que se va a robar.


El de ayer se trata del segundo robo contra dicho organismo descentralizado de la Secretaría de Hacienda, en poco más de un año: el 17 de julio de 2018 cuatro sujetos golpearon a vigilantes y rompieron vitrinas para robar 10 millones de pesos en monedas conmemorativas y relojes.

El atraco recuerda la serie televisiva de “La casa de papel”. Al difundirse las primeras informaciones, fue inevitable que se pensara en las fechorías de la exitosa serie española de Netflix, donde un grupo de ladrones perpetra atracos similares gracias a la mente brillante del personaje apodado “El Profesor”. El Informador incluso tituló: 'Bella ciao': Roban Casa de la Moneda de México en Paseo de la Reforma"

La Secretaría de Hacienda describe en su página de internet que los centenarios (también llamados 50 pesos oro) son monedas que comenzaron a acuñarse en 1921 para conmemorar el centenario de la Independencia. En 1931, se suspendió su acuñación, pero en 1943 se retomó por una creciente demanda.

Contienen 1.2 onzas troy de oro, cualidad que por sí misma les ayuda a ser afectados en menor medida que el peso por la inflación. El centenario tiene ahorita un precio de compra en Banorte de 31,500 pesos y a la venta se encuentra en 37,000 pesos. Pertenece a una familia de monedas cuyos otros miembros son el Azteca y el Hidalgo y sus fracciones de 10 pesos oro, cinco pesos oro, 2.5 pesos oro y 2 pesos oro. El centenario tiene un acabado color satín y un diámetro de 37 milímetros. Es ley 0.900 (90% oro con una aleación que la hace más resistente y le da su color).

En el anverso muestra uno de los escudos nacionales utilizados en el pasado, y en el reverso simboliza a una Victoria Alada, representada en el monumento del Ángel de la Independencia, junto con un fondo de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. (El Heraldo de México / El Economista / El Financiero / El Informador)

0 comentarios:

Publicar un comentario