domingo, 5 de mayo de 2019

09:18:00
ROMA, Italia, 5 de mayo de 2019.- El papa Francisco aterriza este domingo en la región de los Balcanes en el que es su cuarto viaje internacional del año. El Pontífice visitará hasta el próximo martes Bulgaria y Macedonia del Norte para impulsar el diálogo con la Iglesia ortodoxa, afrontar la crisis de los refugiados y recordar a la Santa Madre Teresa de Calcuta.

Han pasado 17 años desde la última visita de un Pontífice a Bulgaria. Juan Pablo II viajó al país tres años antes de su fallecimiento para mostrar la cercanía de la Iglesia de Roma a una población sumida en una grave crisis política y económica, una década después de la caída del régimen socialista.

El escenario que le espera a Francisco no es mucho más alentador. Bulgaria es el país más pobre de la Unión Europea (UE), según datos de Eurostat. Una quinta parte de los más de siete millones de habitantes vive en el umbral de la pobreza. El país es miembro de la UE desde 2007 pero el desempleo, la corrupción y los movimientos migratorios han alentado las tensiones nacionalistas. Más de dos millones de búlgaros han emigrado en los últimos 15 años mientras que el país mantiene una dura política migratoria e incluso ha construido una valla metálica de casi 300 kilómetros para impedir la entrada de refugiados e inmigrantes económicos.


La presencia del Pontífice será una llamada de atención para no olvidar la situación de los migrantes en el este de Europa, después de que distintos países de la región blindaran sus fronteras en 2016 cerrando la llamada ruta de los Balcanes. El lunes, Francisco visitará de forma privada una antigua escuela reconvertida en centro para solicitantes de asilo en Vrazdebna, cerca de la frontera de Bulgaria con Turquía, donde podrá saludar a unas 50 personas, la mayoría procedentes de Siria e Irak. Distintas organizaciones internacionales, incluido el Consejo Europeo sobre Refugiados y Exiliados, han denunciado las condiciones de insalubridad en estos centros, donde la mayoría de las personas viven además privadas de libertad.

Además de poner el foco en la situación de los migrantes, durante su viaje apostólico el Pontífice tratará de impulsar el diálogo con los cristianos ortodoxos de Bulgaria y Macedonia del Norte, dos países de mayoría ortodoxa donde los católicos apenas alcanzan el 1% de la población. Francisco se reunirá el domingo con el patriarca ortodoxo búlgaro Neofito en el palacio del Santo Sínodo, la institución que dirige la Iglesia ortodoxa, desde donde pronunciará un discurso en favor de la unidad entre los cristianos.

El ansiado ecumenismo que defiende Francisco se enfrentará en este viaje a las resistencias de la Iglesia búlgara que no participará en ningún acto religioso junto al Pontífice. Francisco rezará solo ante el trono de los santos Cirilo y Metodio, patrones de Europa, en la catedral de San Alexander Nevsky. Y por la tarde celebrará una misa en la Plaza Príncipe Alejandro I de la capital ante los cerca de 68.000 católicos búlgaros.

El lunes, después de visitar el centro para refugiados de Vrazdebna y celebrar la primera Comunión de más de 240 niños en la localidad de Rakovsky, corazón católico de Bulgaria, Francisco volverá a Sofía para pronunciar una oración en favor de la paz junto a representantes del resto de confesiones existentes en el país. "Mi peregrinaje será todo en memoria del Papa San Juan XXIII que, en los casi 10 años transcurridos en Sofía como Delegado Apostólico, creó con vuestro pueblo un vínculo de estima y afecto que dura hasta ahora", dijo el papa Francisco poco antes de iniciar su visita a Bulgaria, en el tradicional vídeo mensaje que precede a cada uno de sus viajes apostólicos.
El primer Papa en visitar Macedonia del Norte

El martes, el Papa viajará al país recientemente denominado Macedonia del Norte, convirtiéndose en el primer Pontífice en poner un pie en este Estado balcánico. Bergoglio aterrizará en Skopje en un momento político delicado. Este domingo se celebra el segundo turno de las elecciones presidenciales que se disputan el candidato socialdemócrata Stevo Pendarovski, favorable a la adhesión del país a la UE, y la conservadora Gordana Siljanovska Davkova. No obstante el Vaticano explicó que durante su "peregrinaje" a la región, Francisco no se pronunciará sobre cuestiones políticas.

La visita del Pontífice al país estará dedicada al recuerdo de la Madre Teresa de Calcuta, que nació en esta tierra. En la capital, Francisco visitará el memorial dedicado a la santa donde miles de peregrinos acuden cada año, y se reunirá con personas con escasos recursos económicos que son atendidas en un centro gestionado por religiosas. Más tarde, celebrará una misa en la Plaza Macedonia y participará en un encuentro interreligioso con jóvenes pertenecientes a distintas confesiones. Los líderes ortodoxos de ambos países han rechazado acompañar a Francisco durante las homilías y celebraciones litúrgicas. (Soraya Melguizo / El Mundo)

0 comentarios: