viernes, 9 de noviembre de 2018

21:09:00
Pedro Echeverría V.

1. Al concluir el gobierno de Felipe Calderón del PAN en 2012 se informó que fueron asesinados en esos seis años unos 150 mil ciudadanos mexicanos y ahora se informa que al estar por concluir el gobierno de Peña Nieto del PRI, se tiene una cifra muy cercana a la del sexenio pasado. Veo a los panistas gritar por todos lados que se oponen a la invitación que López Obrador hizo a Nicolás Maduro, presidente de Venezuela “porque es un asesino y un dictador”; pero todos los panistas  tienen la mano metidas en la bolsa para que no se les vea que están llenas de sangre. La realidad es que esos prianistas con la boca llena de estiércol no deberían abrir la boca en ningún lugar.

2. ¿Cómo un alto político del PRI, PAN, PRD, pueden hablar a estas alturas de su desprestigio demostrado en las pasadas elecciones,  sin que les de vergüenza a pesar de ser conocidos?   Espero que López Obrador y Morena cubran sus seis años sin llegar al nivel de que en vez de saludarlos haya que huir de ellos. Lo que sucede es que el PAN –el partido más derechista y pro fascista de México- mientras hace campaña contra Maduro la hace contra López Obrador; además de recibir un fuerte apoyo en los medios de información. Me he topado el día de hoy con entrevistas anti-Maduro muy derechistas y reaccionarias de Loret de Mola en Venezuela desesperado por decir que Maduro es igual que López Obrador.

3. Los EEUU, los empresarios y medios de información mexicanos han arreciado su campaña contra Venezuela, aunque lo más seguro es que sea contra López Obrador. Esto me hace recordar la gran reunión de Argentina a la que acudió el  presidente mexicano Fox –la realidad actuando como perrito faldero- para defender el ALCA que Bush quería imponer. Después de ser despedazado con mil argumentos por Chávez, Kirchner y Lula, salió el pobre de Fox aullando como si le hubiesen dado un pisotón. La campaña actual contra Maduro del PAN y del PRI, para reenganchar clientela política, en realidad es contra AMLO.

4. La derecha nunca dejó de llamar dictador a Hugo Chávez y así continúa llamando a Maduro por el hecho de oponerse a la terrible explotación y al saqueo empresarial en Venezuela. Lo mismito pretende hacer la derecha con López Obrador con el calificativo de “dictador” que desde 2006 comenzó a cargar acusando que era “igual que Chávez; pero sobre todo sobre todo a partir de que una consulta echó atrás el aeropuerto de Texcoco. Parece que con ello se busca que López Obrador haga lo que los empresarios y la derecha quieren. La izquierda real dice lo contrario: López Obrador es un suavecito, muy conciliador, porque se deja de la derecha.

5. Esas cámaras de diputados y senadores, encabezadas por los mejores tribunos  de Morena, Noroña y Salgado, no deben dejar pasar a esa recalcitrante derecha que va con todo; no podrán permitir que López Obrador retroceda ni un centímetro. Espero que los jóvenes combativos de las “redes sociales” sigan tan activos como hoy buscando multiplicarse. Maduro será bienvenido en México porque no es ningún dictador, sino víctima del imperio yanqui y otros gobiernos burgueses de la zona que lo han bloqueado para desprestigiarlo y darle un golpe de Estado. Si desinvitan a Maduro, también deben hacerlo con los gobiernos multiasesinos de Fox,  Calderón y Peña. (9/XI/18)

0 comentarios: