sábado, 13 de octubre de 2018

21:30:00
Pedro Echeverría V.

1. El presidente electo, López Obrador, ha dicho que “no busca la venganza sino la justicia”; ha dado a entender que no quiere meterse con el pasado, sino sólo con el presente que se iniciará el primero de diciembre. Sin embargo es obvio que cualquier presente tiene pasado y el de los gobiernos mexicanos están llenos de asesinatos, robos, fraudes, enormes negocios familiares. Se ha demostrado que al imponerse en México el Neoliberalismo en 1982 los ricos se hicieron multimillonarios y los pobres más miserables y desempleados. Es obvio que todos los gobiernos contribuyeron a que nuestro país se encuentre en estas condiciones de bancarrota.

2. A parte de que Trump es un “lengua larga”, dicharachero y mentiroso, es probable que tenga razón al decir que el TLCAN –de acuerdo a los balances estadísticos- sólo benefició a México porque siempre ganó. Probablemente se acerca a la verdad si pensamos en mil multimillonarios de México que en 1994 no eran poderosos en sólo 24 años aparecieron en la “lista de los millonarios de Forbes”. Así que el beneficiado nunca fue México sino los grandes dueños de empresas y gobiernos que aprovecharon todas las oportunidades empujando al cierre o clausura de decenas de empresas mexicanas que no pudieron competir ni asociarse con otras.

3. ¿Por qué el expresidente Salinas (1988-94) conserva hasta hoy una gran fuerza dentro de la clase política y empresarial mexicana? Sencillo: gobernó “tras el trono” del presidente De la Madrid (1982-88) imponiéndole sus políticas y luego gobernó él llevando a la práctica toda la política privatizadora en sus 12 años. El mismo presidente Ernesto Zedillo (1994-2000), para sacudirse de Salinas, tuvo que confrontarse con él mandándolo al exilio y metiendo a la cárcel a su hermano por ser un enorme delincuente. A pesar de ello Zedillo siguió la política privatizadora de Salinas de apoyar los negocios empresariales y terminar la privatización de las “paraestatales”.

4. Los presidentes panista Vicente Fox (2000/06) y Felipe Calderón (2006/2012) fueron la continuidad del PRI en el proceso de privatización o neoliberalismo. Fueron igual de corruptos y asesinos como sus antecesores del PRI, pero como dirigentes de la derecha no tuvieron límites en sus políticas proempresariales. Sin embargo el regreso del “Nuevo PRI” con el gobierno de Peña, ha superado en todo al PAN cuando todos creímos que ya nadie podría obtener mejor “rating”, superarlos en los enormes latrocinios familiares de Fox y los 120 asesinatos del calderonismo. Así que nadie se salvaría de ir a la cárcel si los funcionarios de AMLO son honestos.

5. López Obrador no metería las manos; solamente le exigiría a los órganos de justicia que actúen con honestidad y valentía. En México comprar jueces,  abogados e investigadores es muy común entre políticos y empresarios dispuestos a entregar millones de pesos. En Perú se logró encarcelar al expresidente Fujimori por ladrón; en Chile a Pinochet por asesino quien fue arrestado en Londres luego en su domicilio de Chile; Lula por política fue hecho preso en Brasil y Cristina Kirchner por política es amenazada en Argentina. ¿Es que en México todos los jueces son muy corruptos al recibir cientos de millones de pesos? ¡Los electores no piden venganza, sino justicia ya!
(13/X/18)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

0 comentarios: