sábado, 13 de octubre de 2018

12:58:00
Azhar Goraya

El Islam nunca se difundió a través de la violencia y la guerra. En sus inicios, las guerras se libraban contra los musulmanes débiles por sus enemigos, y los musulmanes solo se defendían a sí mismos. La guerra les era abominable, pero se hizo necesaria por la agresión y la crueldad de sus enemigos. Hoy, los clérigos (Maulawis) del Islam tienen una gran participación en la promoción de la idea de que el Islam se propagó por la espada. Este concepto es completamente falso. El Mesías Prometido (as), Hadhrat Mirza Ghulam Ahmad, explica:

Los musulmanes sufrieron muchas dificultades, y el grado de prejuicio que sufrían era tal que si algún miembro de una tribu entraba en el islam, de inmediato era ejecutado o vivía siempre con el temor constante a perder la vida. Los musulmanes tuvieron que luchar para ganar la paz. Pero incluso en estas circunstancias difíciles, nunca sacaban la espada a menos que se cumplieran las dos condiciones de la guerra. La guerra siempre se impuso sobre ellos y nunca lucharon con la intención de propagar la fe. Sólo combatieron en aras de la seguridad y la defensa propia; pero los ignorantes Maulawīs después le dieron un cariz diferente y comenzaron a sentir orgullo por algo tan brutal y vergonzoso. Sin embargo, sería erróneo culpar a las enseñanzas del islam. La culpa es en su totalidad de aquellos que no valoran la vida humana, y están tan sedientos de sangre que esperan con impaciencia a un Mahdi que, en su opinión, vendrá a provocar el derramamiento de sangre. Desean convencer a la gente de que el islam siempre ha dependido de la fuerza y la coerción para su propagación, cuando eso no tiene ni un ápice de verdad.

Los Maulawīs no parecen estar satisfechos con la caída del islam, por lo que desean arrastrarlo a profundidades aún más bajas presentando estas doctrinas. Tengan la seguridad, sin embargo, de que Dios nunca permitirá que el islam se convierta en el objeto de tales calumnias. Nuestros necios oponentes simplemente cavan su propia tumba al adherirse a la creencia de que el islam se extendió desde el principio con la espada. Ha llegado el tiempo de desterrar esta falsa creencia de nuestra mente en vez de promoverla. Los Maulawīs harían un gran favor al islam si consiguieran unirse para disipar esta noción de las mentes de los musulmanes ignorantes. De hacerlo, no sólo ayudarán a revelar las excelencias y bellezas del islam, sino que también eliminarán la aversión que tienen los oponentes religiosos a causa de sus ideas falsas, y serán capaces de beneficiarse de esta fuente de luz.

Al igual que un asesino es temido por todos, especialmente por mujeres y niños, las personas de otras religiones están igualmente asustadas de aquellos musulmanes que sostienen tales creencias acerca de la Yihad. Tienen miedo de pasar una sola noche en su compañía, no sea que estos fanáticos quieran convertirse en ghāzīs [campeones del islam] asesinando a sus huéspedes. Hay personas de la Frontera que piensan que este acto de ‘piedad’ les hará merecedores del Paraíso y todas sus bondades. Los musulmanes deberían estar avergonzados de que las personas de otras religiones ya no se sientan seguras en su vecindad, y esperen lo peor de ellos.

Para aprender más acerca del Islam puede asistir a los reuniones acerca del Islam, oraciones, clases de árabe, estudios del Corán, Hadiz, libros del Mesías Prometido y clases de predicación.

La Mezquita de la Comunidad Musulmana Ahmadía (Calle 60 x 51 No. 453ª, Centro de Mérida, Yucatán)
999 129 4594 (cel. + whatsapp),  999 924 2222 (mezquita)
comunidadmusulmanaahmadia@gmail.com
www.alislam.es

0 comentarios: