viernes, 24 de agosto de 2018

10:33:00
ZÚRICH, Suiza, 24 de agosto de 2018.- La FIFA sancionó al presidente de la Federación Palestina de Fútbol, imponiéndole una prohibición de 12 meses en la que no podrá acudir a partidos de fútbol por incitar odio y violencia hacia Lionel Messi.

Jibril Rajoub instó a los hinchas árabes a que quemaran afiches y camisetas de Messi si participaba en un partido amistoso de Argentina en Israel en junio.

Argentina canceló abruptamente el partido de preparación para el Mundial de Rusia al esgrirmir temores por la seguridad, lo que provocó críticas en Israel.

En esta foto del viernes 29 de mayo de 2015, Jibril Rajoub, presidente de la federación palestina de fútbol , durante el Congreso de la FIFA en Zurich, Suiza. (Keystone via AP, archivo Patrick B. Kraemer)

El comité disciplinario de la FIFA citó el viernes las declaraciones del presidente de la Federación Palestina “llamó a los hinchas apuntar a la Asociación del Fútbol Argentino y quemar camisetas y fotos de Lionel Messi”.

La reacción palestina incluyó imágenes de la camiseta albiceleste argentina manchada con pintura roja para representar la sangre.

El castigo implica que Rajoub no podrá acudir a ningún partido de fútbol en función oficial durante 12 meses a partir del viernes. Tampoco podrá dar declaraciones a la prensa o acercarse a los estadios en los días de partido. Rajous, a la vez presidente del Comité Olímpico Palestino, recibió una multa de 20.000 francos suizos (20.300 dólares).

La FIFA impuso el castigo mínimo que se permite en su código disciplinario por incitar odio o violencia.

Rajoub podrá seguir con el manejo diario de la federación y acudir a reuniones de la FIFA. El dirigente ha sido un dolor de cabeza para la entidad rectora del fútbol mundial con sus gestiones para que se impongan sanciones a Israel.

En el Congreso anual de la FIFA, Rajoub suele exigir sanciones a Israel por restringir el desplazamiento de los futbolistas palestinos y por formar equipos en los asentamientos de Cisjordania. Israel ha rechazado la campaña palestina como un intento de politizar el deporte y ha justificado las restricciones a los jugadores palestinos por cuestiones de seguridad, en particular en la Franja de Gaza bajo control de Hamás.

El plan de Israel de montar el partido de Argentina en Jerusalén también enfureció a Rajoub porque los palestinos reclaman el sector este como su capital. Israel considera que toda la ciudad es su capital tras capturar el este de Jerusalén en la guerra de 1967.

El ministro de defensa israelí Avigdor Lieberman dijo, luego que Argentina canceló el partido, que el equipo se dejó llevar por la presión de "gente que incita el odio hacia Israel". (AP)

0 comentarios: