viernes, 4 de mayo de 2018

07:26:00
MADRID, 4 de mayo de 2018.- La escultura El emperador no tiene bolas, más conocida como Trump Desnudo, pasará a formar parte del mobiliario del Haunted Museum (Museo Embrujado), una atracción en Las Vegas dedicada a fenómenos paranormales, según ha anunciado este jueves la casa de subastas Julien’s, que ayer vendió la escultura por 28.000 dólares (23.400 euros).

Su nuevo propietario es Zak Bagans, dueño del Haunted Museum, un hombre que se define a sí mismo como “investigador de fenómenos paranormales”. Bagans, que ha presentado programas sobre el más allá en la televisión estadounidense, asegura que “desarrolló un profundo interés en lo paranormal cuando tenía tan solo diez años, explorando ventas en garajes cercanos con su madre en busca de extraños y espeluznantes artículos de colección”.

La casa de subastas Julien’s vendió ayer la escultura por 28.000 dólares (23.400 euros).

El Haunted Museum está ubicado en una casa de Las Vegas de 1938 que, según Zak Bagans, perteneció al empresario Cyril S. Wengert. “Durante décadas se rumoreó que espíritus hostiles, que pertenecían a miembros de la familia que murieron allí vagaban por los pasillos de la casa aterrorizando a sus ocupantes”, avisa Bagans en la página web del museo, integrado por 30 salas. El precio general de la entrada al recinto es de 44 dólares (36,70 euros).

Trump desnudo es la única pieza superviviente de una colección formada por cinco controvertidas esculturas de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, que se exhibieron semanas antes de las elecciones presidenciales de 2016 en espacios públicos en Nueva York, San Francisco, Seattle y Los Ángeles. El conjunto escultórico es obra del colectivo anarquista de la costa oeste INDECLINE, que ya ha protestado en varias ocasiones a través del arte contra las políticas del mandatario norteamericano.

Con su venta, la casa de subastas Julien’s ha cumplido sus expectativas, ya que esperaba obtener un precio de entre 20.000 y 30.000 dólares (entre 16.600 y 25.000 euros). (El País)

0 comentarios: