martes, 11 de julio de 2017

11:13:00
ROMA, Italia, 11 de julio de 2017.- Al igual que en los cuentos de hadas. Entre el bosque de fábula de los Montes Sibilinos vive una criatura con un solo cuerno. No es un caballo blanco con poderes mágicos, sino un corzo joven. Salta y juega con sus compañeros en los prados del valle Fiastrone, en la región de las Marcas (la zona devastada por el terremoto del año pasado). Fue captado por una cámara oculta en la vegetación mientras pastoreaba durante el día y por la noche en compañía de otros animales. Es un rarísimo ejemplar: testimonios de otros animales de este tipo hay muy pocos. Pero es posible que ciervos con un solo "cuerno" hayan sido capaces de inspirar, en el pasado, el mito del unicornio.
Enlace a nota en italiano con vídeo exclusivo del corcito y sus amigos..

"El cuerno único podría ser debido a una malformación - explica el etólogo Enrico Alleva. Un error genético. En la naturaleza hay casos como éste." Y el autor del video, Giuseppe Chiavari, se sorprendió al ver las imágenes que grabó: "En todos los años que yo ha hecho photo trapping, nunca había visto uno como ese ejemplar. El corzo estaba jugando alegremente con sus similares y no estaba en absoluto preocupado por su malformación".

En la tradición medieval, el cuerno del unicornio se llamaba oricuerno o alicornio, y se le atribuía la capacidad de neutralizar los venenos. Símbolo de pureza y castidad, también estuvo representado en emblemas y escudos de armas. Pero ya estaba muy extendido en las representaciones de antiguas civilizaciones como los sumerios. Y todavía está presente en la literatura y el cine: en "Harry Potter y la piedra filosofal", por ejemplo, la sangre de unicornio tiene el poder de conferir la inmortalidad.

La zona donde se produjo el avistamiento no está lejos de la gruta de la Sibila, que según la leyenda fue el hogar de un reino mágico donde vivían criaturas maravillosas. "Los Montes Sibilinos - dice Chiavari - siempre han están llenos de misterios y leyendas. Faltaba el unicornio". (Valeria Teodonio / La Repubblica)

0 comentarios: