sábado, 20 de mayo de 2017

05:19:00
José Repetto

El día de ayer, comunicadores de algunos medios locales realizaron una protesta por el asesinato del periodista Javier Valdez.

Mauricio Macossay aprovechó la protesta, como es costumbre, para echar su rollo (Imagen: La Jornada Maya)

Aunque en opinión de un servidor este tipo de actos son estériles, pura pose para las cámaras, respeto a aquéllos que participan por convicción, creyendo ingenuamente que logran algo con este tipo de eventos.

Es muy cómodo y seguro quejarse por lo que sucede en otro estado mientras callan sobre las situaciones que conciernen a nuestra labor a nivel local. Hoy se hacen los muy aguerridos y valientes y exigen justicia por algo que pasó en Sinaloa, pero mañana les darán un empujón, los sacarán de un evento, les cerrarán una puerta en la cara, un político o empresario les hablará como si fueran sus chalanes y se irán cabizbajos. Tal vez algún ciudadano o funcionario amenazará o agredirá a un colega y no harán nada porque es "de la competencia" y "para evitar problemas", como ha sucedido incontables veces. 

Salvo contadas y muy dignas excepciones, el gremio en Yucatán es muy cobarde y muy agachado, no porque no vaya a la protesta por el tema de moda, sino porque en el día a día es sumiso y dejado. Es muy fácil abordar un tema con valentía cuando no se corre el más mínimo riesgo al hacerlo.

Izquierdistas meten su cuchara

Es condenable cualquier agresión contra cualquier periodista y cualquier ser humano, pero también lo es el oportunismo. El que personas completamente ajenas a una causa intenten meterse a ésta para salir en la foto, en el video, en el periódico, más cuando trata de un tema tan sensible como la muerte de una persona.

Tal fue el caso de Mauricio Macossay Vallado, conocido "manifestante profesional" de izquierda quien aprovechó la protesta para echar rollo, como lo ha hecho por muchos, muchos años, y acaparar los reflectores.

Macossay, quien ni siquiera es yucateco, leyó la lista de periodistas asesinados en México en los últimos meses.

Como es costumbre, el cabecilla del Kolectivo El Rebelde aprovechó para meter su tema y hablar sobre activistas asesinados, autoproclamándose miembro de la "sociedad civil".

Macossay, profesor de Chapingo, dijo: "sabemos los que conocemos el periodismo que no hay muchos periodistas honestos, que los pocos periodistas honestos que hay los están matando".

Así es, una persona ajena al gremio fue a una protesta por un periodista asesinado para insultar a los comunicadores en general.

Enrique Polanco también criticó a los periodistas, diciendo: "... estoy muy avergonzado de que no estén aquí los periodistas de nuestro estado. Esto es un llamado para todos ellos, quienes tengan familiares, amigos periodistas díganles que estamos avergonzados de ellos porque nosotros estamos aquí para defender su trabajo y ellos no están acá. Están siempre al servicio del poder, siempre al servicio de la dádiva".

Lamentó que cuando la "sociedad civil" sale a respaldar a los periodistas ellos no correspondan.

También habló Freddy Espadas Sosa, ex dirigente del Partido Comunista quien escribe en un medio local, autodescribiéndose como "formador de opinión" y recitando puras obviedades ya dichas hasta el cansancio.