sábado, 15 de abril de 2017

12:45:00
PYONGYANG / WASHINGTON D.C., 15 de abril de 2017.- Corea del Norte puso en aviso a sus adversarios al presumir un grupo de nuevos misiles y lanzamisiles en su desfile militar de cada año realizado este sábado.

Pyongyang exhibió dos nuevos contenedores para misiles balísticos intercontinentales, y dejó ver, por primera ocasión, un misil balístico capaz de ser lanzado desde un submarino y una versión terrestre del mismo, de acuerdo con analistas.

Si Corea del Norte tiene misiles balísticos intercontinentales, o ICBM, esto le daría la posibilidad de atacar objetivos en Estados Unidos y Europa. Los misiles balísticos de corto alcance mostrados el sábado, en tanto, son una amenaza para países en Asia.

Los grandes protagonistas del desfile fueron los misiles: mostró 56, de 10 tipos diferentes El régimen se ha fijado como gran objetivo desarrollar un proyectil intercontinental que pueda alcanzar territorio estadounidense.

En este desfile exhibió un modelo de proyectil nunca visto hasta ahora, un aparente híbrido de los dos ya existentes, y dos nuevos tipos de lanzaderas.

Pyongyang también mostró por primera vez en un desfile su KN-11, un misil balístico que se lanza desde un submarino y que probó con éxito ya el año pasado.

“Estamos completamente preparados para cualquier tipo de guerra si Estados Unidos ataca en la península coreana”, indicaba el número dos del régimen.

El líder supremo, Kim Jong-un, presencia el paso del desfile. Según los funcionarios del régimen que acompañan a todas partes a los periodistas extranjeros y controlan sus movimientos y entrevistas, cerca de 100,000 personas participaron en este ejercicio de éxtasis popular.

La exhibición norcoreana llega cuando las tensiones en la Península Coreana se han elevado a niveles alarmantes.

Pyongyang aprovechó para mandarle un mensaje al presidente Donald Trump: “Si fuerza una provocación temeraria contra nosotros, nuestro poderío contrarrevolucionario contraatacará con un golpe aniquilador. Responderemos a la guerra total con guerra total, y contestaremos a la guerra nuclear con nuestro propio estilo de ataque nuclear”, sostenía al comienzo del desfile el número dos del régimen, Choi Ryoung Hae, ante la mirada del líder supremo norcoreano.

El objetivo nominal del desfile era agasajar a Kim Il-sung en el que hubiera sido su 105º cumpleaños. El objetivo real, rendir homenaje a su nieto, el actual líder supremo, Kim Jong-un, y que la población le enviara un mensaje de adhesión incondicional.

Soldados norcoreanos aclaman a Kim.

El desfile es un homenaje a Kim Il-sung en el que hubiera sido su 105º cumpleaños.

Kim Jong-un.

Filas de soldados en Pyongyang.


Escuadrón tras escuadrón de militares marchando al paso de la oca. Soldados con fusil y la bayoneta montada. Zapadores en uniforme de camuflaje y la cara ennegrecida. Pilotos con gafas de aviador. Tanques y carros de combate. Unidades antiaéreas. Todos pasaban ante el mariscal entre gritos ensordecedores: “¡Kim Il-sung, Kim Jong-un, mansae!” (“Larga vida a Kim Il-sung y Kim Jong-un)”. En el cielo, una formación de aviones formaba el número 105, los años que hubiera cumplido el fundador del régimen.

La Marina de Estados Unidos envió el grupo de ataque liderado por el portaaviones USS Carl Vinson a la región la semana pasada, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho en Twitter esta semana que si China no puede frenar el programa nuclear de Corea del Norte, Estados Unidos lo hará.

"El Vinson fue enviado para mandar un mensaje. Corea del Norte respondió presumiendo el más nuevo equipo de misiles que hayamos visto en algún desfile en el pasado", dijo Melissa Hanham, investigador asociado del Centro James Martin para Estudios de No proliferación en California.

Una de las mayores sorpresas del desfile militar del sábado en Pyongyang fueron los dos contenedores móviles que podrían llevar misiles intercontinentales más grandes de lo que Corea del Norte haya fabricado jamás.

"Probablemente sean prototipos. Nunca los hemos visto en acción", dijo Hanham.

"No sabemos qué había dentro de los contenedores -si es que había algo- dado que Corea del Norte no ha mostrado ni probado públicamente ningún misil de ese tamaño en el pasado", escribió el analista Ankit Panda en The Diplomat.

"Podemos inferir, dado el tamaño del contenedor y el hecho de que desfilara este sábado, que Pyongyang quiere que el mundo sepa que está trabajando activamente en por lo menos dos tipos de misiles intercontinentales de combustible sólido", escribió Panda.

El hecho de que algún nuevo ICBM estuviera dentro de uno de los contenedores es importante porque significa que esos misiles probablemente serían de combustible sólido, dijeron analistas.

Los misiles de combustible sólido pueden ser desplegados de forma más rápida y ocultarse mejor de la detección satelital que los misiles de combustible líquido.

Y el tamaño indica que los misiles podrían tener un rango mayor.

'Un mensaje para EE.UU.'

"Ciertamente parece ser un mensaje para los Estados Unidos de que son capaces de amenazar su territorio. Ese ciertamente es su objetivo", dijo a CNN Adam Mount, miembro prominente del Centro para el Progreso de Estados Unidos.

Hanham dijo que los otros misiles capaces de ser lanzados desde tierra o desde submarino fueron mostrados en público por primera vez.

A pesar de la exhibición del sábado, analistas advirtieron sobre reaccionar exageradamente, haciendo notar que  las pruebas de misiles de Corea del Norte han tenido un récord accidentado y que un misil en un desfile no necesariamente significa que se encuentre operativo. (CNN / El País)