domingo, 11 de diciembre de 2016

09:15:00
ROMA, 11 de diciembre de 2016.- Paolo Gentiloni, ministro de Exteriores en el gabinete de Matteo Renzi, ha aceptado este mediodía el encargo del presidente de la República, Sergio Mattarella, para formar un Gobierno que logre armonizar las leyes electorales, enfrentar los compromisos más urgentes –entre ellos, la reconstrucción de la zona golpeada por el terremoto—y convocar elecciones.

Tras reunirse con el jefe del Estado, Gentiloni ha declarado que "no por decisión, sino por sentido de responsabilidad" tendrá que apoyarse en la misma mayoría de la que disponía Renzi --el Partido Democrático (PD) y dos pequeños partidos de centroderecha--, después de que el resto de formaciones políticas haya rehusado participar en el proyecto.

Gentiloni pertenece a la misma formación que Renzi -el Partido Demócrata, de centro izquierda- y, de hecho, se le considera un continuista. En consecuencia, su nombramiento posiblemente significaría pocos cambios en las carteras del Ejecutivo. (Reuters)

Gentiloni volverá al palacio del Quirinal "lo más pronto posible" con un proyecto de Gobierno. El presidente Mattarella quiere resolver en tiempo récord la crisis de Gobierno en Italia tras la dimisión de Matteo Renzi. Tras dos días de consultas con los partidos políticos, Mattarella citó a las 12.30 de hoy a Gentiloni, quien solo una hora después aceptó el encargo aunque "con reservas", dada la complejidad de la situación política italiana.

Gentiloni, nacido en Roma hace 62 años, ya fue ministro con el Gobierno de las comunicaciones en el Gobierno de Romano Prodi (2006-2008) y sus raíces políticas parten de la izquierda católica italiana y fue uno de los primeros cargos políticos del Partido Democrático (PD) que apostaron por el liderazgo de Matteo Renzi. Como ministro de exteriores, Gentiloni ha mantenido una estrecha relación con el secretario de Estado de Estados Unidos Jhon Kerry en la búsqueda de un Gobierno de unidad para Libia.

Por su parte, Matteo Renzi ha colgado sobre su página de Facebook una especie de carta personal a los italianos en la que confirma que su dimisión es verdadera, pero que está dispuesto a volver: “A los millones de italianos que quieren un futuro de ideas y esperanza para nuestro país, les digo que no nos cansaremos de volver a intentarlo”.

En un tono de confidencia, casi como una carta a los amigos, Matteo Renzi cuenta que, como todos los fines de semana, llega a su casa de Florencia de madrugada –“todos duermen, pongo bien la manta a los hijos, echo un vistazo a las cartas”--, pero esta vez es para quedarse: “Traigo conmigo cajas, libros, ropa, apuntes. He cerrado el apartamento del tercer piso del palacio Chigi. Vuelvo a casa de verdad”. Tras hacer un resumen de “mil días fantásticos de Gobierno”, Renzi insiste en que su dimisión es verdadera, “no fingida”, a pesar de haber obtenido la confianza del Senado para aprobar los presupuestos. El joven exalcalde de Florencia promete a los italianos que regresará para seguir intentando cambiar el país: “Hay millones de luces que brillan en la noche italiana. Intentaremos reunirlas de nuevo. Convirtiendo en un tesoro los errores cometidos, pero sin dejar de arriesgar. Solo quien cambia ayuda a un país bello y difícil como Italia”. (El País)