domingo, 20 de noviembre de 2016

19:11:00
LIMA, Perú, 20 de noviembre de 2016.- Fueron solo cuatro minutos, pero fue uno de los momentos clave de la cumbre Asia Pacífico (APEC) en Lima, la última a la que asiste Barack Obama. El presidente de EE UU, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, tras meses de graves tensiones, mantuvieron este domingo una conversación informal en Lima en el marco del encuentro. Pero fue un saludo en el salón, no hubo reunión formal, una muestra de que la tensión está lejos de resolverse. Según la Casa, ambos mandatarios dialogaron sobre Ucrania y Siria.

"Fue una conversación franca y directa con discrepancias claras", explicó Obama más tarde. "Le indiqué al presidente Putin que estamos profundamente preocupados por el caos y derramamiento de sangre que Assad y los militantes rusos están provocando en Aleppo. Le dije que es necesario un alto el fuego"; aseguró. "No soy optimista con Siria. Hicieron una campaña sin pensar en los niños asesinados, en los hospitales destruidos. Ahora Assad se ha envalentonado. Ha decidido destruir su país. Pensó que vale la pena matar a su población para mantenerse en el poder. Y esto es que lo que apoyan los iraníes y los rusos", dijo Obama.

Barack Obama y Vladímir Putin se saludan, este domingo, en Lima, Perú. (Brendan Smialowski / AFP)

Y después lanzó un mensaje a Trump, que parece dispuesto a aceptar la política rusa en Siria: "EEUU es una nación realmente indispensable para el mundo. Nadie va a llenar ese vacío. Hay otros países muy importantes como China. Pero China no fue a organizar 200 países para que firmaran el acuerdo de París. Rusia es un gran poder militar, pero Rusia no se preocupa de reconstruir Haití. Nosotros sí. Tenemos que enorgullecernos de eso. No es una carga es un honor, espero que todos los presidentes lo tengan claro", señaló Obama.

Putin ha recibido con entusiasmo la victoria de Donald Trump en EEUU porque espera mantener con él una relación muy diferente a las tensiones que ha vidido con Obama en los últimos años. Trump ha insistido durante la campaña en que le parecen razonables las posiciones de Putin sobre Siria.

La cumbre se ha visto dominada precisamente por la sombra del giro que Trump dará a las relaciones exteriores de EE UU y en especial la posibilidad de que apueste por un mayor proteccionismo. China se ha convertido en el gran protagonista que parece dispuesto a ocupar el liderazgo en el libre comercio en esta zona, que representa el 49% del comercio del planeta. El presidente Xi Jinping, que sí se vio a solas en reunión formal con Obama, dejó muy claro que si EE UU se cierra ellos van a apostar por abrirse más. China ya es el mayor socio comercial en varios países latinoamericanos y su presencia no para de crecer frente al frenazo de EE UU. Todos los presidentes han insistido en contestar a Trump, el gran protagonista ausente, para decirle que ellos van a seguir adelante con el libre comercio con o sin EE UU. De hecho el borrador del comunicado final que circulaba poco antes del cierre incluía una condena expresa y muy fuerte de cualquier forma de proteccionismo, y ese texto solo podía salir adelante con el apoyo del propio EEUU. Obama ha pedido tiempo a los líderes para que Trump forme su equipo y empiece a tomar decisiones, y confía en que sea muy distinto su discurso de campaña que sus actos como presidente, pero por si acaso todos en la cumbre ya se han puesto en marcha para seguir adelante sin EE UU si es necesario. (El País)