martes, 26 de julio de 2016

21:19:00
PHILADELPHIA, Pennsylvania, 26 de julio.- La Convención Nacional del Partido Demócrata proclamó este martes a Hillary Clinton como su candidata a la presidencia en las elecciones de noviembre en Estados Unidos, en un hecho sin precedentes.

La ex secretaria de Estado superó el número necesario de votos de los delegados para ser declarada candidata a la presidencia. Al final de la votación, Clinton logró el apoyo de 2,842 delegados, mientras que Sanders recibió el apoyo de 1,865 y hubo 56 abstenciones.

Así, Clinton se convirtió en la primera mujer en alcanzar esta responsabilidad en uno de los dos principales partidos estadounidenses.

La candidata demócrata Hillary Clinton asiste a un acto de campaña el sábado en Miami. (AFP / Getty Images)

El senador por Vermont y rival de Clinton para ser el nominado demócrata a la Casa Blanca, Bernie Sanders, cedió todos los delegados que apoyaban su candidatura en la Convención Demócrata y llamó al voto unánime en favor de la exsecretaria de Estado.

La senadora Barbara Mikulski, la más veterana de la Cámara Alta con casi 30 años en el cargo, fue la encargada de presentar oficialmente la candidatura presidencial de Clinton en nombre de “todas las mujeres” que, como ellas dos, han “roto barreras”.

También habló en favor de Clinton el congresista negro John Lewis, quien destacó que los demócratas son “el partido del futuro”, porque ya nominaron en 2008 a Obama, el primer afroamericano en llegar a la Casa Blanca, y ahora han convertido a la ex secretaria de Estado en la primera mujer candidata de la historia.

En las elecciones presidenciales de noviembre, Clinton -acompañada en la fórmula por el senador Tim Kaine- deberá enfrentar al millonario Donald Trump, quien hace una semana fue proclamado candidato por el Partido Republicano.

En la convención demócrata que se realiza en Filadelfia, Clinton selló su candidatura presidencial, aunque ahora tendrá por delante la tarea de unir el partido detrás de su candidatura.

Su principal adversario en la disputa interna, el senador Bernie Sanders, formuló en la noche del lunes un dramático llamado a la unidad partidaria para garantizar la victoria de Clinton e impedir que Trump llegue a la Casa Blanca. (El Nuevo Herald)