martes, 26 de julio de 2016

21:54:00
PHILADELPHIA, Pennsylvania, 26 de julio.- Dijo Bill Clinton: "Me casé con mi mejor amiga" ("I married my best friend". También repitió que "She´s a friendmaker"). El ex presidente de Estados Unidos ofreció un emotivo discurso sobre la labor política de su exposa, la ahora candidata por el Partido Demócrata para la presidencia.

Recordó como la conoció en la primavera de 1971 cuando los juntaron en una clase de derechos civiles y desde entonces “emanaba una gran fuerza”.

Después de varios intentos de hablarle, fue Hillary la que se atrevió a dar el primer paso para presentarse, después de lo que han pasado una vida entera de buenos y malos momentos.

Relató cómo fue debido a su posicionamiento respecto a la Guerra de Vietnam que se volvió demócrata, tomó una pasantía de verano en centros de inmigrantes y trabajó contra el abuso contra niños; y así fue como fue Hillary quien le abrió los ojos respecto al servicio público.

Cuando le propuso matrimonio tuvo que reconocer que los demócratas de su edad nunca serían tan buenos como ella.

La primera candidata demócrata

Hillary Clinton fue elegida este martes como la primera mujer candidata a la Presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata, que la eligió por aclamación a petición de su rival en las primarias, el senador Bernie Sanders.

La ex secretaria de Estado alcanzó primero los votos de 2 mil 383 delegados necesarios para convertise oficialmente en candidata.

Sin embargo, el senador por Vermont cedió todos los delegados que apoyaban su candidatura y llamó al voto unánime.

"Mi moción es que Hillary Clinton sea elegida como la nominada del Partido Demócrata para presidenta de Estados Unidos", dijo Sanders, solicitando que fuera por aclamación.

Durante el segundo día del evento, fue la senadora Barbara Mikulski, la más veterana de la Cámara alta con casi 30 años en el cargo, fue la encargada de presentar oficialmente la candidatura presidencial de Clinton en nombre de "todas las mujeres" que, como ellas dos, han "roto barreras".

También habló en favor de Clinton el congresista negro John Lewis, quien destacó que los demócratas son "el partido del futuro", porque ya nominaron en 2008 a Barack Obama, el primer afroamericano en llegar a la Casa Blanca.

Antes del comienzo del proceso de votación, los protagonistas de la apertura del segundo día de la convención fueron varias personas con discapacidades, entre ellas un joven ciego que interpretó el himno y una joven en silla de ruedas que hizo el juramento a la bandera. 

Para arrebato de la audiencia que atestaba el Wells Fargo Center de Filadelfia, Bill habló de Hillary en un tono muy personal, contando desde el momento en que se conocieron en tiempos de la universidad y pasando con cuidado los hitos de la vida de la pareja.

“Hemos construido una vida llena de historias”, dijo al recordar cuando se conocieron en una biblioteca en la Universidad de Harvard. “Hillary me abrió la mente hacia un mundo nuevo en el servicio público”,

Recordó cuando compraron su primera casa en Arkansas, cuando abrió una clínica legal, cuando dio clases en la universidad…

“Nos casamos en esa pequeña casa, me casé con mi mejor amiga”, dijo el exmandatario en un discurso que recuerda al que Hillary dio en 1992 cuando él era candidato.

El hombre de Hope

Un video resumiendo la obra de su gobierno precedió la salida del "hombre de Hope" (nombre del pueblo donde nació, que juega con su significado; esperanza) precedió la salida del expresidente al escenario, donde fue recibido con una larga ovación.

Con un discurso pleno de referencias familiares, Clinton iba pincelando las cualidades políticas de la recién nominada candidata, en la primera mujer candidata a la presidencia por uno de los grandes partidos, será el discurso más delicado que le haya tocado dar en su carrera política.

Esta presentación es un hito para ambos, quienes cinco décadas atrás empezaron juntos desde Arkansas una asociación que los llevó a la gobernación del estado y a la Casa Blanca. Y a ella luego al senado por Nueva york y al departamento de Estado, bajo el mando de Barack Obama.

No solo se trata de un expresidente hablando en favor de un candidato de su partido, cosa que está dentro de los acostumbrado, sino a uno (a una) que le permitirá colocarse en un empleo de estreno: el de “primer caballero”.

Dos por uno

Clinton rendirá tributo a su esposa, en mayor extensión a lo que ya hizo en 1992 durante la aceptación de la nominación demócrata, cuando reconoció que ella había sido la razón de su preocupación por los niños y la educación.

Este año, los demócratas reactivan el “compra uno, lleva dos” que en 1992 ofrecieron los Clinton. En aquella campaña, el joven gobernador de Arkanssas dio a entender que junto a él llegaría a la Casa Blanca una primera dama capaz de ayudar en las tareas del ejecutivo.

Claro que en la sociedad más machista de aquellos años esa perspectiva ofendió a muchos y, aunque ganaron la presidencia, resultó un revés de imagen para la pareja, nunca muy bien vista por los más conservadores.

Hoy quizá el paquete no resulte tan ofensivo, al menos para los más liberales, porque para los conservadores los Clinton nunca será un nombre en el que confiar.

La misma Hillary pareció indicar a principios de año que consideraba una función para su esposo como “zar de la economía”, aunque la campaña se apresuró a aclarar que no estaba previsto un cargo en el Ejecutivo para el eventual “primer esposo”.  (publimetro.com.mx / Univisión)