lunes, 25 de julio de 2016

00:55:00
MÚNICH, Alemania, 25 de julio.- La policía alemana ha arrestado el domingo a un joven afgano de 16 años, acusado de estar relacionado con Ali David Sonboly, autor de la matanza que costó la vida el viernes en Múnich a nueve personas e hirió a 35, según informaron las autoridades.

El joven estaba siendo investigado por las sospechas de que oculto información sobre los planes de autor del tiroteo. La policía cree que puede haber intervenido en la elaboración de los mensajes de Facebook que invitaban a las víctimas a acudir al centro comercial donde se produjo la matanza, según el comunicado emitido este domingo. "Existe la sospecha de fuera cómplice del ataque", añade.
Según la policía alemana, existe la sospecha de que el afgano de 16 años pudo tener conocimiento de los planes de su amigo Ali Somboly (en la foto). por lo que un comando de las fuerzas especiales se dirigió a su casa en el barrio muniqués de Laim y lo detuvo. Está acusado de no haber denunciado la planificación de un delito, en aplicación del Código Penal.

"Venid a las 16:00 horas al centro comercial. Os invito a algo, pero no demasiado caro", escribió en una cuenta de Facebook el asesino camuflado en el nombre de Selina Akim.


La investigación de las autoridades alemanas ha revelado que Ali David Sonboly, el autor de la matanza de Múnich, llevaba un año organizando el ataque, aunque ha descartado la vinculación con el terrorismo yihadista.

Terrible también: El padre de Ali Sonboly alertó a la policía tras reconocer a su hijo en uno de los primeros vídeos que comenzaron a circular en internet sobre la matanza, informó ayer en rueda de prensa el presidente de la Oficina de Investigación Criminal de Baviera, Robert Heimberger. (Enlace a nota con video).

David Sonboly había nacido y crecido en Múnich. Sus padres llegaron a Alemania desde Irán a finales de los años noventa como solicitantes de asilo. Para los que lo conocían era un joven tímido y apasionado por los videojuegos, que recibía tratamiento psiquiátrico por problemas de depresión. Tras lo ocurrido, se ha desvelado que el estudiante germano iraní estaba obsesionado con las matanzas y los tiroteos múltiples. Como el que perpetró en la tarde del viernes, cuando mató a nueve personas antes de suicidarse. Los investigadores aún buscan los motivos que le llevaron a cometer el ataque, pero lo definen, de momento con una palabra que no tiene equivalente en castellano: Amoklauf, es decir, un acto de locura homicida. (El País / El Confidencial)