jueves, 20 de noviembre de 2014

16:15:00
HOUSTON, Texas, 20 de noviembre.- Dos segundos de grabación desde el espacio registran en sonido el primer contacto de un objeto hecho por el hombre con un cometa. Los sensores están situados en los pies en la base de las tres patas de la sonda Philae y se activaron el 12 de noviembre del 2014 durante el descenso al cometa. "Los contactos fueron cortos, pero podemos evaluar los datos científicos", asegura Martin Knapmeyer, científico planetario del Centro Aeroespacial Alemán y líder científico del Equipo CASSE.


Las tres señales adquiridas por las patas de la sonda Philae pueden ser esclarecedoras para los investigadores. 

"El módulo de aterrizaje de Rosetta entró en contacto con una capa suave de varios centímetros de espesor, y sólo milisegundos más tarde, las patas se encontraron con una capa dura y tal vez helada en 67P / Churyumov-Gerasimenko", explica el investigador Klaus Seidensticker.

Durante la fase de descenso, CASSE detectó vibraciones por el sistema para la estabilización del vuelo. Tras la primera toma de contacto con la superficie del cometa, la sonda Philae rebotó porque los arpones de anclaje no se desplegaron. "A partir de nuestros datos, podemos determinar que el segundo aterrizaje no ocurrió inmediatamente después del primer rebote", admite Knapmeyer.



La sonda Philae aterrizó finalmente a la tercera en un acantilado con solo dos de sus patas sujetas, e inmediatamente empezó a realizar mediciones con los sensores de sus patas.

 CASSE transmitió y recibió vibraciones para estudiar las propiedades mecánicas determinadas de la superficie del cometa, informa el DLR.

A pesar de que la sonda Philae está en modo hibernación, la nave Rosetta se acercará a finales de enero a pocos kilómetros del cometa para tomar fotos detalladas de su superficie, según anunció este jueves la Agencia Espacial Europea (ESA). 

La sonda reducirá de 30 a cinco kilómetros su distancia al cometa 67P/Churyumov-Gerassimenko, lo que le permitirá tomar imágenes especialmente precisas, precisó Paolo Ferri, jefe de vuelo de la ESA, en el centro de control de satélites de la agencia en la ciudad alemana de Darmstadt.



Tras soltar a la sonda Philae, Rosetta sigue orbitando alrededor del cometa ya conocido como "Churi", que avanza hacia el Sol y está comenzando a desarrollar la típica cola de los cometas. 

"La formación ya comenzó. La actividad aumenta de forma casi continua", explicó Ferri.

El experto aclaró que el vuelo de acercamiento de Rosetta no será peligroso, "a menos que la actividad del cometa aumente de golpe". En ese caso, la sonda volvería a alejarse. La histórica misión europea pretende averiguar más sobre la formación del sistema solar hace 4.600 millones de años y asomarse al pasado más remoto el universo. (Agencias)