jueves, 20 de noviembre de 2014

12:04:00
CIUDAD DE MEXICO, Distrito Federal, 20 de noviembre.- En entrevista para Excélsior TV con Paul Lara, los menores Adrián de Jesús Flores Ávalos y Diego Armando Ayala, aseguraron que haber estado en la NASA ha sido una de las mejores experiencias, pues no sólo aprendieron a trabajar con otros equipos, sino que lograron enriquecerse como personas.



"Una experiencia muy gratificante, no sólo como proyecto de vida sino también como una experiencia que sirve para mejorar como persona, ya que nos hicieron colaborar con gente que no conocíamos y a la vez hacer puntos para su equipo como para el nuestro y así sacar un mejor lugar”, dijo Adrián de Jesús.

"Esta competencia sí estuvo muy reñida porque todos los equipos obtenían muchos puntos y los combinaban para todos sus miembros y teníamos que también juntarnos con todos los demás para hacer un buen trabajo”, añadió Diego Armando.

Los niños de la Escuela Mexicana de Robótica, así como Héctor Saldaña, director de proyectos especiales de RobotiX, aseguraron que esta actividad también está hecha para niñas, pues poseen las mismas posibilidades que los varones.

El incluir a las niñas en nuestro modelo educativo es y ha sido importante porque dan otro tipo de ambiente y estabilidad en este tipo de competencias que también tienen una rigurosidad y sobretodo hay un manejo del estrés.

"Las mujeres distienden mucho, ayudan a tener un pensamiento más creativo (…) siempre parecería que la tecnología está peleada, pero no hay pensamiento más erróneo”, aseguró Saldaña.

El profesor Saldaña recordó que los niños mexicanos compitieron en la NASA con los trabajos RobotiX Marsabots y RobotiX Jetmars, por los cuales obtuvieron un premio de cinco mil dólares para generar proyectos de impacto en sus comunidades, así como un viaje en gravedad cero.

Este viaje lo haremos el próximo año donde van a estar primordialmente los niños de los equipos del primer lugar. "Vamos a ver qué viene para el próximo año, lo que es muy interesante es que el año pasado fuimos sin mucha idea a lo que íbamos y hoy llevamos a 17 y se espera que el próximo año llevemos a más de 60 niños a concursar”, dijo.

Además señaló que RobotiX es una escuela de formación extracurricular, que no compite contra ingenieros, ni contra astronautas, “es un juego, a través del juego los niños aprenden”. (Exélsior)