miércoles, 22 de agosto de 2018

07:59:00
CIUDAD DE MÉXICO, 22 de agosto de 2018.- Anoche, el noticiero En Punto, de Televisa, presentó una entrevista con el presidente Enrique Peña Nieto, a unos meses de que termine su gobierno. En la charla, el Primer Mandatario abordó diferentes temas espinosos durante su sexenio y afirmó que al concluir su mandato, dejará de participar en la vida política del país.

A continuación un resumen de las preguntas que le hizo la periodista Denise Maerker al Presidente saliente.

Denise Maerker (DM): Presidente, si le hubieran platicado en detalle lo que significaba ser presidente, ¿hubiera querido aspirar a este cargo?

El presidente Enrique Peña Nieto en entrevista con Denise Maerker.

Enrique Peña Nieto (EPN): Nadie experimenta en cabeza ajena, solo quien ha estado en ejercicio en esta responsabilidad puede decirlo.

Para mí ha sido un privilegio de vida ser presidente de este país. Estoy más que agradecido con Dios, con la vida y con los mexicanos que confiaron en el proyecto que postulé. También con aquellos que no me respaldaron, que fueron críticos constantes.

DM: Un tema de los que se habló mucho en la campaña es la corrupción, usted, ¿lo menospreció, le dio la importancia que tenia el tema y de la percepción que había en la sociedad, ¿qué sí ha ocurrido en esta administración?

EPN: Un fortalecimiento institucional para realmente crear entidades autónomas, para crear un marco legal que permita o contribuya realmente a cerrar espacios a la corrupción. ¿Esto logró revertir la percepción? creo que no, Denise, y yo nunca menosprecié el tema, perdóname Denise, le di suficiente importancia y relevancia.

DM: Entonces, ¿siente que nada de lo que hubiera hecho habría sido suficiente?

EPN: Lo que me queda al final de cuentas es que los esfuerzos realizados, lo que esta ahí, lo que queda en precedente para combatir la corrupción, que yo creo que llego para quedarse, fue insuficiente para cambiar esta percepción.

DM: Se asocia al PRI con corrupción. Cuando fue candidato le preguntamos ¿qué había nuevo en el PRI? y citó a tres personas como prototipo del nuevo PRI: César Duarte, Javer Duarte y Roberto Borge. ¿Qué medida podía tomar el gobierno para hacer frente a algo tan avasallador, como lo que sabíamos diario, de las propiedades, de los recursos, de la estafa maestra, de las empresas creadas artificialmente?, ¿usted se siente traicionado por ellos?

EPN: No me corresponde a mi hablar por nadie. Sí es cierto fueron casos que estigmatizaron, eran gobernantes que estaban entrando. Yo advertía que era el nuevo rostro del nuevo PRI y que era parte de la transformación que el PRI estaba viviendo, pero como hubo señalamientos de gente del PRI, lo hubo también de otros partidos políticos.

Creo también que vivimos en una era en la que cada vez lo que nos acompaña es la transparencia y digo la transparencia porque vivimos auténticamente en una vitrina, creo que lo que hagamos, lo que hacemos, y más los que tenemos o somos figuras públicas, estamos siendo observados. Creo que hoy las redes sociales pues prácticamente te dejan ver que haces, como lo haces, qué bueno, y a partir de ahí también vienen muchas presunciones y señalamientos honestamente sin soporte y sin sustento alguno.

DM: ¿Cuál considera que ha sido su mayor acierto?

EPN: Las reformas estructurales, el poder concretar los cambios que México tenía diagnosticados, la necesidad de hacer cambios legales profundos, constitucionales en el sector energético, de las telecomunicaciones, educativo, en materia de competencia, en el tema hacendario, que no se habían podido lograr, para mí es el legado más importante porque la maduración de esas reformas se va a traducir en mayor crecimiento económico, generación de mayores oportunidades para los mexicanos.

DM ¿Cuál es el error más grande?

EPN: No haber explicado yo creo con suficiencia los errores o señalamientos que hubo en distintos temas. El tema de la Casa Blanca me queda a mí muy marcado, un señalamiento yo creo con un soporte indebido, abrimos la información ¿Qué lamento de este tema? primero, que no obstante la información pública, sobre la cual no había ni obligación legal de hacerlo, pero que se compartió para esclarecer el tema, fue suficiente para quitar el estigma que se quedó en el gobierno, en el presidente y en la credibilidad que tenia lo que estaba haciendo el gobierno. No obstante, la explicación tan abierta...

DM: ¿Cree que fue suficiente?

EPN: Lamenté haber involucrado a mi esposa en la explicación del tema. Si me dijeras, ¿la hubiese vuelto a involucrar? no, porque ella no correspondía, ella no es funcionaria, no es servidora publica, ella tiene su propia trayectoria y la involucre, porque era ella de forma, como matrimonio, que estábamos haciéndonos de una nueva casa. Me arrepentí de haber involucrado a mi esposa porque creo que a ella también le dejo un mal sabor y un tema que ha sido difícil de superar en todo este tiempo.

DM: Hoy usted me diría, ¿sigue pensando que no hubo conflicto de interés?

EPN: Sigo pensando que no.

DM: No dije delito, nada más conflicto de interés...

EPN: Sigo pensando, además por una razón, porque el supuesto conflicto de interés que se suscitaba era sobre un proyecto de una obra que se iba a realizar y que nunca se realizó, donde se genera el conflicto de interés es del empresario que en ese entonces nos estaba vendiendo la casa.

DM: De higa...

EPN: De este grupo, era parte de un conjunto de empresas que se habían agrupado para hacer el tren interubano México-Querétaro, proyecto que por razones del ajuste presupuestal que en su momento llevamos a cabo, no prosperó.

DM: ¿No prospera este proyecto por la Casa Blanca o por el ajuste?

EPN: Por el ajuste presupuestal.

DM: El conflicto de interés, usted lo atribuye a que hubiera sido beneficiado el empresario con una obra publica, dependiente de su gobierno. El simple hecho de que fuera y ya hubiera sido beneficiario de obras de cuando usted era gobernador, ¿no lo hacia ya en si mismo eso un conflicto?

EPN: No, Denise, me parece que es una presunción que no tiene sustento. Yo lo conozco como empresario y en este, como ocurre con cualquier persona, conoces a mucha gente, a muchísima gente, y pues pareciera que llegas a tal nivel y a tal grado en donde el presidente está tan acotado por un supuesto conflicto de interés, de no poder hacer nada, porque con quien haga algo, a la mejor el gobierno tiene algún contrato. Fue un tema que escaló a tal nivel y yo ofrecí una disculpa pública, no tanto porque hubiese incurrido en una ilegalidad en lo actuado, sí por lo que había hecho en demérito y en desgaste a la institución presidencial, sí por lo que le había dejado al gobierno federal en su actuación en términos de respaldo y en términos de credibilidad.

DM: ¿Iba a decir algo de Ayotzinapa, presidente?

EPN: Ayotzinapa es otro evento que marca la administración. Me queda de ese evento, primero la pena que embarga a los padres, por el dolor que tuvieron y que siguen teniendo y que han tenido todos estos años en demanda de justicia y en demanda de saber qué deparó a sus hijos. Yo espero que recuperen paz y tranquilidad en su interior.

Más allá de dudas y cuestionamientos, me quedo con la convicción de que muy lamentablemente el crimen organizado, que  ha permeado muchas de las esferas de actuación de los gobiernos municipales, tuvieron que ver en esta desaparición y en lo que fue que hayan sido quemados en este basurero. Todos los elementos de investigación concluyen en lo mismo, incluso información reciente conocida por los padres y por quienes están dando seguimiento a este caso, saben de labores de inteligencia del gobierno norteamericano, donde detecta llamadas de un grupo delincuencial que operaba en Chicago, que tenia vinculo con el grupo delincuencial en México, donde se confirma qué hicieron con los estudiantes: "los quemamos en el basurero". Entonces, yo creo que esto fue lo que ocurrió, si la investigación tuvo errores y fallas esta abierta y creo que sigue en curso.

DM: Presidente, ¿cómo le gustaría ser recordado?

EPN: Con saber que como presidente le cumplí a México, que le cumplí con mi deber y mi tarea. Me vas a llevar a decirte el contraste entre haber sido gobernador de mi estado y ser presidente. Yo pensé en aquel entonces algo que podía parecerse, pero que simplemente era un tema de escala y dimensión, pero sí es muy diferente, no se parece o se parece muy poco, pero el nivel de responsabilidad que tiene un presidente sobre lo que ocurra o le ocurra a un país, sí depende en mucho de las decisiones que tome el presidente de la República y decisiones muchas veces que no son ni cómodas ni populares.

Déjame poner nuevamente el ejemplo del gasolinazo. Supones tú que para mí, si hubiese pensado electoralmente era conveniente tomar una decisión en 2017, un año que ademas iba a haber elecciones, que sabía que esa decisión iba a impactar en el nivel de aceptación del partido político que yo represento en el gobierno, y sin embargo, no podía pensar en términos electorales; tenia que pensar en términos de lo que el país necesitaba.

DM: ¿Hay alguien en concreto a quien quiera agradecer?

EPN: A los mexicanos, al pueblo de México, porque había momentos muy difíciles, había días que por las decisiones tomadas o por los señalamientos no era fácil salir a un evento público, o no público. Si algo me alentó, me motivo, me cobijó, me energizó, fue mi contacto con la gente. Nunca tuvimos un evento de discordia, un mal momento de encuentro con la población, al contrario, todos fueron de enorme calidez.

DM: ¿Hay alguien a quien quisiera pedirle perdón?

EPN: Mira…, perdón por los desaciertos, perdón por los errores, perdón por las fallas, perdón por la insuficiencia en varias explicaciones, y sobre todo, si a alguien agravie, si a alguien lastimé, le pido una disculpa, pero no trae un destinatario e particular, no lo encuentro, no lo tengo yo en mi conciencia, pero si alguien, con el ejercicio o con la manera en que goberné se sintió lastimado, afectado y agraviado, le ofrezco una disculpa.

DM: ¿Alguna última tentación?

EPN: Cerrar bien mi administración entregar cuentas claras al próximo gobierno. Yo espero y deseo de verdad al próximo gobierno tenga el mayor de los éxitos, no obstante la diferencia que pueda haber en las visiones, en las ópticas.

DM: Presidente, a Enrique Peña Nieto, ¿dónde lo vamos a ver al final de su gobierno?

EPN: Lo único que sí se es a qué no me voy a dedicar, para mí concluye mi participación en la vida política de mi país. Esta es la única definición que tengo muy clara. Algo tendría que ocurrir como para que me invitara a regresar, pero no lo tengo así previsto, Denise. ¿Qué voy a hacer? no lo tengo claramente definido, me tomaré un tiempo después del primero de diciembre para pensar, repensar y volver a pensar el nuevo orden de lo que será mi vida personal y ser muy respetuoso del nuevo gobierno. (SDP Noticias)

0 comentarios: