viernes, 27 de julio de 2018

06:00:00
MÉRIDA, Yucatán, 26 de julio.- Los panistas que se pasaron a Morena, muchos de ellos tras años de recibir varias oportunidades del partido, son peores que traidores puesto que ni siquiera tienen una causa o ideal y son mercenarios políticos que sólo van tras el hueso.

Edgardo Medina, "El Profe" Duarte, Sofía Castro y Jacinto Sosa.

Es impresionante su "flexibilidad ideológica" olímpica, pues en cuestión de días (dudamos hayan tardado tanto en pensarlo) pasaron de militar o simpatizar con un partido de derecha para irse a uno que dice ser de izquierda. A continuación algunos ejemplos:

Edgardo Medina Rodríguez fue alcalde de Cenotillo y diputado local. Aún así fue uno de varios panistas que se fue tras Joaquín Díaz Mena, próximo "superdelegado" de Yucatán, cuando éste abandonó al PAN y aceptó la candidatura a la gubernatura por Morena.

Lo mismo Felipe de Jesús "Feli-pillo" Duarte Ramírez, quien fuera candidato a diputado local en 2010 (oportunidad que no aprovechó pues perdió) y regidor en 2012, tiempo durante el cual no pagó sus cuotas a AN. Incluso se comenta que como edil logró que le dieran chamba en la Comuna a una amiga cercana. Tras traicionar a medio partido se fue siguiendo a "Huacho" a ver si le lanzaban un huesito descarnado. Falta ver qué le toca.

Igual hacemos mención de Sofía Castro Romero, quien ganó la primera regiduría de representación proporcional de Morena en Mérida y formará parte del Cabildo 2018-2021 y, se comenta, probablemente coordinará la bancada carmesí, integrada en total por 4 ediles. Cabe mencionar que ella se distanció de Acción Nacional desde el proceso electoral de 2015, cuando era diputada local por dicho partido.

Gracias al PAN, Jacinto Sosa Novelo fue diputado local, funcionario estatal y municipal y delegado de la Procuraduría Agraria. Aún así se fue a Morena en busca del hueso.

Qué decir de Antonio "Tony" Peraza Valdez, quien a pesar de que fue funcionario de la Comuna y antes candidato a diputado local abandonó al PAN para contender por una diputación federal con Morena. El ex candidato dos veces derrotado estaba dolido porque no le dieron una candidatua en el pasado proceso.

También cabe recordar a los antes denominados "panistas de a pie", quienes en los últimos años hicieron todo para sabotear al partido al que tanta lealtad dijeron tenerle y a pesar de ello siempre se les dio su lugar, así como a un par de guaruras a quienes nunca les faltó chamba pero optaron por irse con "Huacho". Chance los ponen a cuidar la puerta de la superdelegación.

De alguna manera, la candidatura de Díaz Mena sirvió como un filtro para sacar la basura del PAN y exponer a los oportunistas, como los antes mencionados, por lo que son. (José Repetto)

0 comentarios: