jueves, 1 de marzo de 2018

23:05:00
MÉRIDA, Yucatán, 1 de marzo de 2018.- El exgobernador Patricio Patrón Laviada amaneció de plácemes, pues a partir de hoy comenzará a cobrar la pensión vitalicia que el estado le confiere por el sexenio que gobernó la entidad.

Según el decreto 595/2018, publicado ayer en el Diario Oficial del Estado, Patrón Laviada desde ahora recibirá mensualmente una pensión de 106 mil 228 pesos con 50 centavos, de conformidad con lo establecido en el artículo quinto de la Ley de Pensiones para los Exgobernadores de Yucatán.

Según esa disposición, la pensión es vitalicia y el monto se actualizará anualmente conforme a los índices inflacionarios señalados por el Banco de México (Banxico).

El ex gobernador Patricio Patrón. (Foto José Repetto)

Patricio Patrón, el único exgobernador de filiación panista, cumplió 60 años el pasado 17 de diciembre, que cayó en domingo. El 19 de ese mes solicitó al gobierno estatal la pensión vitalicia.

Esa ley fue decretada el 3 de enero de 1994 por Ricardo Ávila Heredia, quien estuvo al frente del despacho del titular del Ejecutivo del 1 de diciembre de 1993 al 1 de febrero de 1994, es decir, los dos meses que le faltaron a la exgobernadora Dulce María Sauri Riancho para terminar su interinato.

Si bien en mayo pasado el Congreso abrogó la ley de pensiones para los exgobernadores, en el decreto 489/2017 quedaron “a salvo y subsistentes los derechos adquiridos” por los exmandatarios y hasta para el actual gobernador Rolando Zapata Bello, quien está en los últimos meses de su gestión, es decir, la eliminación de este beneficio comenzará a aplicar a partir de quien lo releve en el cargo.

Para reclamar la pensión los exgobernadores que tienen derecho a ella, deben tener más de 60 años; no estar desempeñando un cargo público remunerado en cualquiera de las tres instancias de gobierno; no tener ingresos económicos fijos o tenerlos por un monto inferior al monto de la pensión establecida en esa ley, y, no haber sido privado del cargo mediante juicio político.

También sus viudas

Además, la viuda del exgobernador pensionado “continuará disfrutando vitaliciamente de la pensión siempre y cuando haya prestado algún servicio al estado”.

Y “en caso de que el solicitante acredite el ingreso inferior al monto de la pensión establecida en esta ley, se le podrá otorgar por la diferencia de manera que su ingreso alcance la cantidad que merece por los servicios prestados al estado de Yucatán”.

El monto con el que ese privilegio se instituyó en 1994 era de 15 mil pesos mensuales.

No se sabe si Ávila Heredia, hoy de 76 años, ha podido beneficiarse con su ley, pues si bien él ya rebasó la edad mínima para empezar a cobrar la pensión, actualmente devenga un salario como magistrado del Tribunal Superior de Yucatán.

Los pensionados

Quienes sí reciben la pensión son Francisco Luna Kan, Víctor Manzanilla Schaffer, Dulce María Sauri Riancho, Federico Granja Ricalde y ahora también Patrón Laviada, quien encabezó el Ejecutivo yucateco del 1 de agosto de 2001 al 31 de julio de 2007.

Luna Kan, actualmente de 93 años, gobernó como priista del 1 de febrero de 1976 al 31 de enero de 1982. En 1997 el PRD lo hizo diputado federal y de 2008 a 2010 trabajó como director del Centro Documental, Información y Análisis de la Cámara de Diputados.

Manzanilla Schaffer fue gobernador de 1988 a 1991. Aunque el periodo para el que había sido electo concluía hasta 1994, por conflictos con el exgobernador Víctor Cervera Pacheco y el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari renunció forzadamente al cargo. Su encomienda la concluyó la gobernadora interina Dulce María Sauri.

Víctor Manzanilla, actualmente de 94 años y nacido en la capital del país, fue por cierto quien, como presidente de la Cámara de Diputados en 1968, se encargó de respaldar desde la tribuna legislativa al presidente Gustavo Díaz Ordaz tras la matanza de Tlatelolco.

Sauri Riancho estuvo al frente del gobierno de Yucatán dos años, como interina, del 14 de febrero de 1991 al 1 de diciembre de 1993. Renunció a su cargo dos meses antes de terminar su período, tras tener que reconocer el triunfo del PAN en las elecciones para la alcaldía de Mérida.

Granja Ricalde, quien actualmente es asesor del gobierno del estado, fue elegido gobernador para lo que se conoció como el “miniperiodo”, que abarcó del 1 de febrero de 1994 al 31 de julio de 1995.

Aunque sus derechos están a salvo, Ivonne Ortega y Zapata Bello aún tendrán que esperar varios años para poder reclamar su pensión, pues no alcanzan la edad mínima establecida. (Rosa Santana / Proceso)

0 comentarios: