martes, 29 de agosto de 2017

19:28:00
NUEVA YORK / TOKIO / SEÚL, 29 de agosto de 2017.- El misil que sobrevoló Japón es solamente un "preludio" para Guam y es la amenaza de Corea del Norte a Estados Unidos, refirió la cadena televisiva CNN citando fuentes del gobierno de Pyongyang. Seúl respondió a la escalada de tensión con lanzamiento de ocho bombas en la frontera con Corea del Norte.

Corea del Norte confirmó por primera vez el lanzamiento de un misil, comunicando los detalles del tiro de un proyectil que en la noche del martes sobrevoló Japón, en un momento de crecientes tensiones en la región.

El lanzamiento del martes representa una escalada significativa por parte de Pyongyang, que este mes había amenazado con lanzar proyectiles hacia la isla de Guam, una base estadounidense. 

El misil Hwasong-12 de rango medio, cuyo lanzamiento fue supervisado por el líder Kim Jong-Un, "surcó el cielo sobre la península de Oshima, (en la isla de) Hokkaido y el cabo Erimo en Japón, según el itinerario de vuelo, y golpeó su objetivo en aguas del Pacífico norte", informó la agencia oficial KCNA. 

El misilazo fue confirmado por el Gobierno de Pyongyang, detallando que el misil fue un "Hwasong-12" de rango medio. Y en el recuadro, Kim Jong-un asiste al lanzamiento.

El proyectil recorrió 2.700 kilómetros alcanzando una altitud máxima de 550 kilómetros antes de hundirse en el Pacífico, según los datos de Corea del Sur.

En 1998 y en 2009 Corea del Norte había lanzado cohetes que sobrevolaron Japón, pero en las dos ocasiones Pyongyang había argumentado que se trataba de vehículos espaciales.

"El ejercicio no tuvo ningún impacto en la seguridad de los países vecinos", insistió KCNA, que agregó que Kim dijo estar "muy satisfecho" con el lanzamiento.

La agencia agregó que el líder norcoreano dijo que va a haber "más ejercicios de misiles balísticos con el Pacífico como objetivo" en el futuro.

El Consejo de Seguridad de la ONU celebró hoy una reunión de carácter urgente para buscar una respuesta al lanzamiento de otro misil por parte de Corea del Norte ayer, que sobrevoló territorio japonés y que ha sido criticado duramente por la mayoría de la comunidad internacional.

Minutos antes de celebrarse la reunión a puerta cerrada del máximo órgano de decisión de la ONU, los representantes de varias potencias llamaron insistentemente a la "unidad" ante esta acción de Pyongyang y pidieron una reacción firme y decidida de sus miembros.

"Esperemos poder estar unidos en las condenas de las acciones de Corea del Norte, que son completamente inaceptables", afirmó el embajador de Japón ante la ONU, Koro Bessho, a su entrada a la reunión, que se celebra a puerta cerrada.

"Japón siente que debemos ejercer más presión (sobre Corea del Norte), pero hay que debatir cómo hacer eso", agregó el diplomático nipón.

Por su parte, la embajadora adjunta de Francia, Anne Gueguen, afirmó que es "más crucial que nunca mostrar unidad", actuar de forma "colectiva" y reaccionar "con determinación y firmeza" a las provocaciones de Corea del Norte.

Mientras, el embajador británico para Naciones Unidas, Matthew Rycroft, aseguró que las últimas pruebas son "ilegales, provocativas, escandalosas y peligrosas", y dijo que el Consejo debe trabajar "rápido" para condenarlas y endurecer las sanciones.

Según datos del Gobierno surcoreano, el de ayer fue el decimotercer lanzamiento de un misil balístico por parte de Corea del Norte en lo que va de año, el primero de los cuales, realizado el 4 de julio, llevó a que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara un paquete de nuevas sanciones contra Pyongyang.

El misil, disparado desde las proximidades de la capital norcoreana, es el primero desde 2009 que ha sobrevolado Japón y tuvo lugar después de que el sábado Pyongyang lanzara tres proyectiles balísticos de corto alcance a las aguas del mar de Japón, y tras probar el mes pasado dos misiles balísticos intercontinentales (ICBM).

La gravedad de la acción norcoreana llevó a Corea del Sur a desplegar cuatro aviones caza y bombardeó una zona cercana a la franja desmilitarizada que separa a las dos Coreas poco después del lanzamiento del misil, pero hoy quiso también insistir en la necesidad de una solución diplomática.

"Sobre una postura militar firme, el Gobierno hará esfuerzos diplomáticos para resolver el problema nuclear de Corea del Norte de forma pacífica", dijo el ministro de Unificación de Seúl, Cho Myoung-gyon.

Por su parte, Corea del Norte contestó un día después del lanzamiento defendiendo su derecho a la autodefensa y advirtiendo de que continuará con su política de "disuasión nuclear".

"Tenemos razón de responder con contramedidas duras en el ejercicio de nuestro derecho a la defensa propia y Estados Unidos será enteramente responsable de las consecuencias ", dijo el embajador norcoreano ante la Conferencia de Desarme, Han Tae-Song.

Sostuvo además que la tensión nuclear en la Península de Corea "es el resultado de la política hostil de EE.UU. y del aumento de la carrera nuclear contra (Corea del Norte), que no ha tenido otra alternativa que fortalecer su disuasión nuclear para afrontar esta amenaza". (Ámbito / La Repubblica)

0 comentarios: