martes, 16 de agosto de 2016

20:31:00
Pedro Echeverría V.

1. Declara López Obrador (AMLO): “Están como enchilados los políticos corruptos, cínicos e hipócritas del PRIAN (PRI/PAN), socios, achichincles y corifeos, por mi declaración de bienes. Les parece inconcebible que no tenga casas, cuenta de cheques, tarjeta de crédito ni automóvil propio. Es sencillo: no soy como ellos, nunca me ha interesado el dinero y aclaro que no todo el que tiene es malvado”. AMLO sostiene que cobra 50 mil pesos como presidente de Morena y no tiene bienes debido a que todo lo heredó a sus hijos, además solamente tiene una cuenta de nómina menor a 100 mil pesos.

2. Mientras López Obrador, el dirigente y candidato de Morena, ha vivido casi siempre en un departamento de condominio, usó durante años un modesto coche Tsuru y cobra hoy un salario de 50 mil pesos al mes; los políticos mexicanos: el presidente de la República, los magistrados de la Corte, los comisionados de electorales, cobran 500 mil al mes, los gobernadores y senadores unos 400 mil y los diputados unos 350 mil; además gozan de viáticos, pasajes, coches, celulares, viajes al extranjero, etcétera. No debe olvidarse que el salario mínimo del trabajador es de 2,200 al mes. El dólar está a 19 pesos mexicanos.

3. Por tanto, si una familia vive con dos o tres mil pesos al mes o con 100 pesos diarios, un político con mil pesos al día (30 mil al mes) podría vivir como príncipe; pero que López Obrador haya dicho que cobra 50 mil pesos al mes y le alcanza, representó una verdadera denuncia contra la clase política, mucho más para la empresarial que después de descontar todos sus gastos se mete a la bolsa más de 30 millones de pesos al mes. ¿Por qué no se establece un salario mínimo de 10 mil pesos al mes y un salario o ingreso máximo de 50 mil? Cambiaría radicalmente el pensamiento y la conducta de la gente; habría un poco más de igualdad y menos corrupción.

4. Con 10 mil pesos como salario mínimo para los trabajadores del campo y la ciudad, se acabaría el hambre y la desnutrición, se elevaría ampliamente la producción y el consumo y la gente estaría más contenta. Los multimillonarios, sabiendo que su máximo ingreso sería de 50 mil pesos, ya no competirían violentamente entre sí porque sus ganancias estarían siempre controladas. ¿Para qué carajos quieren más dinero si no podrán ya acumular gigantescas riquezas y poder como se los ha garantizado las leyes capitalistas? Si los políticos y empresarios llegaran a tener un ingreso de 50 mil pesos al mes el país mejoraría, pero eso sólo es posible con una revolución radical.

5. No recuerdo si cuando López Obrador fue jefe de gobierno del DF ya tenía la idea y si logró que todos sus funcionarios se bajaran los salarios. Sin embargo no olvido que en algún momento los diputados del PRD, por planteamiento de López Obrador, se rebajaron los salarios. Recuerdo a Fernández Noroña, a Ricardo Monreal y otros; sin embargo trabajar por ese rumbo –denunciando a fondo el saqueo del presupuesto público con salarios insultantes de gobierno y partidos- podría ayudar a desarrollar la conciencia de la honestidad y el combate contra la corrupción política y empresarial. Podría ser una campaña elemental que calaría ampliamente en el pueblo.

6. La realidad es que con un salario mínimo de 2,200 pesos se vive en el hambre y la desesperación y es lo que explica y justifica la extensión de la llamada delincuencia. Si mi salario no alcanza para mis hijos y mi familia es obligado encontrar otro ingreso a como sea: robando, asaltando, matando. ¿No es acaso la causa fundamental que ha creado la profunda inestabilidad social que vivimos en educación, salud, emigración, inseguridad? Si no se logra en México hacer corta la distancia entre los ricos multimillonarios y los miserables y hambrientos, la realidad es que hay que preparar y organizar una revolución precedida de grandes rebeliones.

7. Las denuncias, las manifestaciones y bloqueos contra el saqueo de riquezas de políticos y empresarios debe ser permanente. Al mismo tiempo que la Coordinadora (la CNTE) –que es la organización vanguardia de los trabajadores por lo menos desde hace 20 años- lucha contra la privatización de la educación, paralelamente las batallas contra el capitalismo y la desigualdad deben ser más grandes. Que se acaben los pinches salarios insultantes de los políticos y los ingresos multimillonarios de empresarios. Debemos luchar por una sociedad igualitaria o por lo menos joder en todos lados a los que tienen ingresos mayores a los 50 mil pesos al mes porque es una mentada de madre contra el pueblo. (16/VIII/16)