martes, 16 de agosto de 2016

03:09:00
MÉXICO, 16 de agosto.- La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) acordó que mantendrá el paro magisterial indefinido que inició hace tres meses, el pasado 15 de mayo. Esto quiere decir que a menos que el gobierno federal se comprometa a abrogar la reforma educativa, el próximo lunes no reiniciará el ciclo escolar 2016-2017 en las entidades donde la CNTE permanece con escuelas cerradas.


En conferencia de prensa los profesores responsabilizaron al gobierno federal de que continúe el paro magisterial y de que no se reinicie el ciclo escolar puesto que, señaló el profesor mexiquense Víctor Rodríguez, los docentes tienen la disposición de continuar el movimiento y están ejerciendo un derecho constitucional de protesta.

“La posición de la CNTE es continuar la resistencia el tiempo que sea necesario. Estamos en paro indefinido, estamos en huelga y no se piensa levantar este movimiento salvo que mañana [hoy] nos dieran por escrito la abrogación de la reforma educativa. Si nos la dan, otra cosa sería, pero la lucha es de manera constante y emplazamos al gobierno federal a mostrar una postura propositiva y una respuesta seria a las demandas que hemos planteado como coordinadora. Apelamos a que pueda el gobierno dar una respuesta formal a nuestras peticiones”, aseveró.

La determinación es mantener las escuelas cerradas en Oaxaca, Michoacán, Chiapas y Guerrero, independientemente de los acuerdos en materia de echar atrás las consecuencias de la reforma educativa a los que mañana pudiera llegar la disidencia con la Secretaría de Gobernación (Segob).

Hasta el momento, “ningún contingente de los que estamos en paro ha decidido regresar, todos ratificamos el paro”, dijo un integrante de la Asamblea Nacional Representativa (ANR) que el domingo participó en la reunión y quién señaló que esta determinación no está relacionada con el resultado de la mesa de negociación con Segob.

En sus acuerdos, la ANR determinó que continuará el paro de labores que iniciaron los maestros el 15 de mayo pasado y que mantendrán su exigencia al gobierno federal de abrogar la reforma educativa. En el documento, los profesores demandan una respuesta concreta y por escrito del subsecretario de Gobierno, Luis Enrique Miranda Nava, a los planteamientos relacionados con lo que ellos llaman “las consecuencias” de la reforma educativa.

Para los profesores estas consecuencias quieren decir revocar el cese de maestros que no participaron en las evaluaciones de desempeño magisterial, así como la liberación de salarios retenidos y garantizar la “estabilidad laboral” para los profesores.

El domingo pasado las opiniones de los representantes se dividieron, puesto que las representaciones de Oaxaca, Michoacán, Chiapas y Guerrero —los bastiones de la Coordinadora en el país— proponían continuar con el paro de labores en las escuelas. Mientras que en el resto de las entidades —Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Nuevo León, Puebla, Sinaloa, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y el magisterio mexiquense— se pedía regresar a clases. (Teresa Moreno para El Universal)