domingo, 7 de febrero de 2016

12:44:00
MÉRIDA, Yucatán, 7 de febrero.- Pocos se detienen a ver los monumentos, arcos, glorietas y estatuas que adornan nuestra ciudad salvo éstos sean coloniales o, al menos, centenarios.

Más allá del Centro Histórico y el Paseo de Montejo existen hitos urbanos tal como el Arco Jardines, el Pocito, el Cohete y la Mestiza, entre muchos otros, que adornan las avenidas y parques de más reciente creación -50 años o menos- en la ciudad.

Sin embargo, son muchos los monumentos que en vez de engalanar afean nuestras calles. Para la edificación de algunos se gastaron fuertes cantidades de dinero, haciendo más agraviante su mera existencia. A continuación, listamos una selección de 5 de los múltiples adefesios -admitimos, no pudimos llegar a 10- más conocidos por su fealdad:

5. La fuente y decoración del parque de ¿La Mariposa? en la calle 66. "Más bien parece un híbrido entre polilla, abeja, avispa y pesadillas", nos comentaron al preguntar qué era exactamente. 


4. La glorieta de la Xtabay. O de Caperucita Roja, dependiendo de la iluminación.


3. El Monumento al juego de pelota. Conocido por muchos como el monumento a la cinta scotch (o, comenta un lector, al abrelatas), ubicado en el fraccionamiento Del Parque. 


2. La estatua a Jacinto Canek. Aparte de la fealdad de la efigie, para algunos resulta insensible el hecho de que el referido personaje se encuentre de rodillas. También conocida como el monumento a King Kong. Ubicado al final de la avenida del mismo nombre. 


1. El indiscutible primer lugar es para la fuente ubicada frente a Plaza Fiesta, en la cual se 'invirtieron' más de $300,000.


También conocida como la "Fuente Adefesio" y el "Monumento a la Ochcán", esta estructura reemplazó en 2014 a la fuente que por años adornara, discreta y sobriamente, la esquina de las avenidas Correa Rachó y José Díaz Bolio, en el oriente de la ciudad.


Aunque pareciera estar cubierta con fragmentos de azulejos sustraídos del baño de algún hotel de paso, el Ayuntamiento gastó $300 mil para destruir la antigua fuente, arriba ilustrada, y colocar en su lugar esta estructura. (información y fotografías de José Repetto)