lunes, 14 de enero de 2019

11:38:00
BARCELONA, 14 de enero de 2019.- A Richard Mason, un empresario multimillonario británico de 54 años, le diagnosticaron en 2016 una fibrosis quística, lo que implica que es incapaz de tener hijos desde nacimiento. Cualquier persona en su lugar se preocuparía por cómo afecta esta noticia a su futuro, sin embargo, él ha tenido que replantearse su pasado y se ha dado cuenta que toda la vida familiar que había construido durante los últimos 20 años ha sido una mentira.

La particularidad de su historia y su diagnóstico es que Mason es padre de tres hijos y lleva cuidando de ellos desde su nacimiento. La noticia sobre su enfermedad le corroboró que es imposible que él sea el padre de los niños y su mundo a dado un vuelco vertiginoso. 

Richard Mason con la madre de sus hijos.

Mason se separó de Kate, su ex pareja y madre de los tres hijos, en 2008 y consiguió un acuerdo de divorcio de 4,5 millones de euros, además de una pensión por los hijos en común. Durante una discusión hace dos años, Kate insinuó al empresario que los hijos ni si quiera eran suyos ya que durante su matrimonio había mantenido una relación con otro hombre.

La hermana mayor de Richard murió hace unos años a causa de la fibrosis quística, enfermedad hereditaria que también sufre la hermana pequeña del empresario. Por ese motivo, y tras conocer el diagnóstico, Mason pidió a su mujer que él era el padre biológico de los niños, que existía la posibilidad de que el diagnostico fuera, en su caso, errado. Ella contestó a la petición a través de un mensaje de texto que rezaba: “No importa lo que diga la ciencia, los niños son tuyos”.

Ahora, tras un largo proceso legal, un juez ha condenado a la ex pareja del multimillonario a pagarle 275.000 euros por fraude, después de que una prueba de ADN demostrara que Richard no tiene parentesco alguno con los tres hijos. Sin embargo, para Richard Mason el dinero no compensa la situación en la que esta mentira ha tornado su vida.

“De repente ya no sabes qué es real y qué no, es como si hubiese estado viviendo en Matrix. Todo lo que dabas por cierto no lo es, y ninguna verdad es real, ni siquiera ha existido nunca ”, ha explicado durante una entrevista en el Mail on Sunday, en un intento por recuperar la atención y relación con sus hijos.

Sin embargo, los chicos envueltos en toda esta trágica y mediática trama no quieren saber nada del padre que les ha criado y el mayor, Joel Mason, ha roto su silencio después de que su historia se hiciera pública. “Yo no he hablado con él desde hace años por su comportamiento. Es un hombre muy manipulador, no es la clase de persona con la que uno quiere estar. Yo lo empecé a notar cuando tenía unos 15 años”, ha asegurado el hermano mayor a la prensa local.

La noticia sobre su esterilidad ha roto su relación con los hijos, el mayor de 23 años y los gemelos de 19. “Veo lo que hacen en Facebook y me parte el corazón. El mayor se graduó hace poco y yo ni siquiera fui invitado”, ha asegurado al mismo medio británico. (La Vanguardia)

0 comentarios:

Publicar un comentario