miércoles, 5 de diciembre de 2018

20:38:00
MÉRIDA, Yucatán, 5 de diciembre.- El 5 de diciembre de 2012, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación otorgó el amparo a tres parejas del mismo sexo originarias del Estado de Oaxaca a quienes se les había negado su solicitud de matrimonio. La sentencia determinó que la definición de matrimonio establecida en el Código Civil como la unión de un hombre y una mujer contiene una discriminación basada en la preferencia sexual. 


Desde entonces, esta acción legal impulsada por activistas y organizaciones de la sociedad civil se ha replicado en los estados de Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Colima, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Nuevo León , Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Yucatán, promoviendo un total de 235 amparos entre amparos para que parejas del mismo sexo puedan casarse en sus estados y amparos colectivos que buscaron que el Poder Judicial señalará la discriminación por orientación sexual que existe en sus legislaciones civiles o familiares, al no reconocer el matrimonio y concubinato de las parejas del mismo sexo. 

En el estado de Yucatán, UNASSE, Indignación y México Igualitario han presentado un total de 60 amparos de los cuales 59 permitieron a parejas del mismo sexo casarse y 1 amparo colectivo, en el que se declaró inconstitucional al artículo 94 de la Constitución Local y los artículos 49 y 201 del Código de Familia por discriminar a las parejas del mismo sexo y no reconocerles el matrimonio y concubinato igualitario. 

Si bien, en junio de 2015 se lograron juntar los 5 precedentes necesarios para crear la jurisprudencia, que ha permitido disminuir el tiempo de espera para que las parejas del mismo sexo puedan casarse esto no es suficiente, pues aún tienen que enfrentarse a un tramite discriminatorio que violenta sus derechos humanos. 

Por estas razones, exigimos al Congreso y al Gobernador del Estado de Yucatán, se reforme la Constitución Local y el Código de Familia y se reconozca el matrimonio y concubinato para parejas del mismo sexo.

Sin embargo, UNASSE, Indignación y Mexico Igualitario refrendan su compromiso con las personas de la diversidad sexual del estado de Yucatán y reiteran que mientras esta reforma no suceda, continuaremos acompañando las estrategias legales y de incidencia política que sean necesarias hasta lograr el respeto de nuestros derechos humanos. (Comuicado de UNASSE / México Igualitario / Indignación)

0 comentarios: