miércoles, 5 de diciembre de 2018

19:09:00
MÉRIDA, Yucatán, 5 de diciembre.- Este martes 04 de diciembre, la Comisión de Derechos Humanos del Congreso del Estado, realizó siete entrevistas a los candidatos a ocupar la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (CODHEY), entre ellos se encontraba Miguel Oscar Sabido Santana, Encargado del Despacho de dicho Órgano Autónomo.


Dicha persona contó con 10 minutos para exponer ante legisladores la presentación de su propuesta de proyecto y 5 minutos para preguntas y respuestas; en realidad estos últimos se convirtieron en 28 minutos, en virtud de la serie de preguntas sobre irregularidades administrativas durante el encargo de Sabido Santana fueron demasiadas.

La mayoría de las preguntas no tuvieron una respuesta clara, evadiéndolas con otras preguntas o generalidades, sin embargo, hubo respuestas que permiten declarar en forma contundente que este hombre les mintió a los miembros de la Comisión en su cara, veamos una muestra de tantas que les hizo:

La dip. Silvia América López Escoffié le preguntó:

“¿De qué manera considera usted y qué medidas haría para solucionar esas deficiencias internas que manifestaron los anteriores que trabajan con usted en la Comisión Estatal de Derechos Humanos, incluso uno dijo que no se le permitía en horas de trabajo salir a recoger sus firmas, se le impedía buscar sus firmas, también llama la atención de organismos que lo propusiera a usted aquí y con más de 115 organizaciones también se dice que hizo eventos para pedir que lo apoyaran para postular su candidatura, qué nos podría abundar en este tema?”

Sabido Santana responde:

“…no sé a qué deficiencias o a que irregularidades se pudieran estar refiriendo, sin embargo, nos ponemos al escrutinio público, cada año se nos hacen una auditoria y el resultado de la auditoria hasta el día de hoy ha sido la correcta…”

En este sentido y de acuerdo a la normatividad de publicación de la página de la CODHEY, en la parte de transparencia, en lo que respecta a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Yucatán Art. 70 fracción XXIV auditorías realizadas y fracción XXV resultados de la dictaminación de los estados financieros (información 2015-2017) aparece datos de la auditoría realizada en el 2017 al ejercicio de 2016, las cuales no aparecen con sus hipervínculos ni a las recomendaciones hechas, ni al hipervínculo de notificación de resultados ni al hipervínculo final de revisión de dictamen, esto significa en palabras mortales que no se pueden saber los resultados porque no los publican. Y aún hay más, no hay nada de la supuesta auditoria de 2016 al ejercicio 2015, ni de la auditoria de 2018 al ejercicio de 2017.

De esta última generalmente la notificación se hace en febrero o marzo de 2018 y ni eso aparece. Aquí una de dos. Uno, omitieron ellos hacer la publicación, o dos, la Auditoria Superior del Estado de Yucatán (ASEY) no realizó la auditoria correspondiente el ejercicio 2017, cosa que lo dudo mucho.

Para completar, la CODHEY en su página de transparencia señala que hasta el momento no se ha realizado auditoria correspondiente de la ASEY.

Luego, siguiendo con la respuesta de la diputada, Sabido Santana, dice:

“…con relación al hecho de que yo tenga el apoyo de muchas asociaciones, creo que eso habla del buen trabajo que hemos podido hacer con las asociaciones civiles, creo que son instituciones y asociaciones civiles serias de reconocida solvencia no sólo a nivel estatal, sino a nivel nacional e internacional…”

Habla de la solvencia de las asociaciones, esto queda desmentido por tener como pruebas las aportaciones realizadas por parte de la CODHEY a varias de estas instituciones, mismas que se pueden ver a continuación.




Ante una pregunta del Dip. Miguel Edmundo Candila Noh, el encargado del despacho respondió:

“…El rubro de “Gastos Generales” lo hemos aplicado para apoyos que le hemos podido incluso a los propios empleado de la comisión, algo que hemos procurado es el mejoramiento del personal y en esta actual administración se ha podido capacitar a través de la implementación del acceso más bien a maestrías a posgrados de gran parte del personal…”

Se observa que no se tiene público las personas que han sido beneficiadas con dichas capacitaciones, en el portal de transparencia no aparecen ni en los informes de actividades.

Más adelante declara:

“…en la Comisión de Derechos Humanos  a veces la gente tiene, debido a sus actividades, que ampliar sus tiempos de actuación, sus tiempos de trabajo, se ha buscado darles el apoyo, en proveyéndoles de vales de gasolina, de alimentación, de servicios para el mantenimiento de sus vehículos…”

Cabe señalar que no existe la comprobación de tal erogación (gasolina) como lo estipula la ASEY en las revisiones de Control Interno, donde se debe fijar por medio de una bitácora los vehículos a los que se les asigna combustible, así como a la persona que dispone su vehículo en cualquier modalidad de préstamo. Y por lo que respecta a la erogación de reparación y mantenimiento de vehículos anual ($857,556.00), es exorbitante debido a que sólo la comisión tiene 7 vehículos para los empleados, desde luego que se debe considerar que los mismos empleados ponen a disposición del servicio sus vehículos, pero se considera un gasto demasiado elevado.

Más adelante este sujeto continúa diciendo:

“…yo podría decir que este año sucedió algo inédito en la comisión, en el mes de febrero, pudios hacer un incremento salarial a los empleados y en el mes de septiembre les incrementamos igual los vales de despensa, algo que no había ocurrido en administraciones anteriores…”

No es inédito dicha mención, toda vez que para el presupuesto que se programa año con año se debe programar en el capítulo 1000 “Servicios Personales” todas las percepciones en calculo al nuevo año y este es alrededor de 4% anual, lo que significa que no ha sido aumentado en años anteriores dicha prestación, y lo quiere hacer ver como algo que fue promovido por él, cuando la ley lo estipula, de igual forma los vales, siendo el criterio de entrega, de acuerdo a la normatividad de la misma comisión el Presidente tiene la facultad de asignarlos, y dicha prestación es programada año con año, es tan claro la discrecionalidad que a los niveles de más alto rango, Nivel 1, 2 o 3 perciben también dicha prestación, siendo contrario a lo que él mismo dice.

Pero además ha incurrido en responsabilidad, pues en los ejercicios 2016 y 2017, por ley debió haber incrementado el salario de los trabajadores de la CODHEY, cosa que no hizo.

Esto es sólo una muestra del personaje que es Sabido Santana, si es capaz de engañar a los diputados en su propia casa legislativa, imagínense que otro tipo de cosas realizará con tal de mantener el poder. (Nidia Pech)

0 comentarios: