martes, 29 de mayo de 2018

08:27:00
MANAGUA, Nicaragua, 29 de mayo de 2018.- Un estudiante y un suboficial de la Policía Nacional son las dos víctimas mortales de la batalla campal vivida este lunes en Managua, cuando se cumplen 41 días de las protestas antigubernamentales contra Daniel Ortega y contra su mujer, la vicepresidenta Rosario Murillo.

El asalto de policías antimotines y brigadas de choque sandinistas contra la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) ha provocado la muerte de un estudiante y heridas a medio centenar de jóvenes en su mayoría por armas de fuego. Así lo ha corroborado esta noche Erika Guevara-Rosas, directora para América de Amnistía Internacional, presente durante el ataque armado de las turbas sandinistas.

Nadie está libre de la furia de los paramilitares y de las Fuerzas del Orden. Las protestas compenzaron el pasado 18 de abril cuando un grupo de estudiantes protestaron contra la reforma del seguro social, que pretendía tapar los agujeros dejados por la corrupción aumentando los impuestos a trabajadores y empresarios. (OSWALDO RIVAS / REUTERS)

Documentos audiovisuales realizados por periodistas y activistas han confirmado incluso que uno de los ametrallamientos se produjo desde un convoy de cinco camionetas, con varios tiradores en su interior. La acción armada se llevó a cabo después de que los estudiantes decidieran tomar el recinto universitario como protesta contra el clan familiar que gobierna el país centroamericano.

Antonia Urrejola, relatora para Nicaragua de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), condenó los ataques a los estudiantes y a instalaciones estatales y conminó al estado a instalar de inmediato "una investigación internacional independiente".

En la crisis han hecho incursión grupos armados que disparan, persiguen, secuestran o atacan sin control tanto a opositores como a sedes de entidades públicas, según han denunciado grupos humanitarios. (OSWALDO RIVAS / REUTERS)

"Están atacando a matar a los jóvenes dentro de la Universidad", protestó la activista Bianca Jagger, también presente dentro del recinto universitario. "Pistoleros han atacado a universitarios de la UNI, donde una delegación de Amnistía Internacional estaba presente un día antes de publicar un informe sobre violaciones de derechos humanos", confirmó Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua, quien también protestó por la posterior embestida contra las instalaciones de la oficialista Radio Ya, en la que se refugió un grupo de paramilitares.

Una parte del local fue pasto de las llamas en lo que se cree una represalia de los protestantes. Según un comunicado hecho público de madrugada, el suboficial Douglas Mendiola fue alcanzado por un disparo durante los incidentes y perdió la vida horas más tarde en un hospital. De esta forma se convierte en el tercer policía fallecido desde que comenzaran las protestas.

Un estudiante y un suboficial de la Policía Nacional son las dos últimas víctimas mortales de la batalla campal vivida este lunes en Managua. La directora para América de Amnistía Internacional estuvo presente durante el ataque armado de las brigadas de choque sandinistas contra la Universidad, tomada por los estudiantes. (INTI OCON /AFP)

La rebelión popular contra los abusos gubernamentales cumple 41 días. Nadie está libre de la furia de los paramilitares y de las Fuerzas del Orden, incluso el equipo de la Agencia Efe y periodistas locales también fueron atacados por agentes durante el asalto a la Universidad. Ya son alrededor de 80 personas asesinadas desde que el 18 de abril un grupo de estudiantes se lanzara a la calle para protestar contra la reforma del seguro social, que pretendía tapar los agujeros de la corrupción gravando a trabajadores y empresarios.

Para esta misma noche se ha convocado una vigilia para exigir la libertad de jóvenes detenidos a las afueras del Chipote, el centro policial que era usado por la dictadura de los Somoza para torturar a sus detractores y donde también sufrieron malos tratos decenas de jóvenes al inicio de las protestas. Al manos 30 tranques de carreteras y calles se han producido hoy en todo el país.

Tras una intensa jornada de enfrentamientos, Nicaragua acordó ayer reanudar el diálogo entre Daniel Ortega y la oposición, que había sido suspendido el pasado miércoles, después de que el Ejecutivo se negara a adelantar las elecciones de 2021. (OSWALDO RIVAS / REUTERS)

Pese al clima de violencia reinante en el país, la Comisión Mixta, conformada por el gobierno y por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, ha conseguido reactivar una Mesa del Diálogo que parecía moribunda. Así lo ha comunicado al país la Conferencia Episcopal, que funge como mediadora y testigo.

Del lado gubernamental se exige que se levanten los tranques de carreteras y calles y del lado de estudiantes, sociedad civil y empresarios se insiste en retomar la agenda de democratización del país, incluido el adelanto electoral. Para el gobierno de Daniel Ortega, esta petición se trata de "la ruta hacia un golpe de estado".

"Jóvenes secuestrados y asesinados, represión brutal en todas partes, paramilitares actuando en complicidad con la policía, capturas masivas, desaparecidos, incendios y caos. Eso es el orteguismo, en sus estertores finales", sentenció la comandante guerrillera Dora María Téllez, hoy crítica del gobierno sandinista. (Daniel Lozano / El Mundo)

0 comentarios: