lunes, 27 de noviembre de 2017

14:34:00
Edith Gómez

A veces tienes que tomar lo primero que encuentres (todos lo hemos hecho) y quedarte ahí por un tiempo, con la suerte de mostrarle a tu jefe que eres capaz de manejar más responsabilidades. Según Gananci, estas son algunas formas de ganarte a tu jefe y que te suba el sueldo.


Pero si ya llevas tiempo en esto, y sigues en un puesto donde no puedes explotar tu potencial ni poner en practica tus habilidades, entonces es momento de comenzar a considerar otras opciones. Cuando sabes que tienes más que ofrecerle al mundo, no te estanques, prepárate para el cambio.

¡Acá van algunas razones que te ayudarán a decidir si debes renunciar ya a tu trabajo!

Te sientes física, mental y emocionalmente cansado todo el tiempo

El trabajo puede ser agotador para todos, por lo tanto es normal sentirse cansado a veces después de un largo día en la oficina. Si tu vida es una estado crónico de estrés y cansancio gracias al trabajo, probablemente estés sufriendo de agotamiento laboral.

El estrés, el miedo o la falta de entusiasmo pueden consumir tu energía y afectar negativamente tu rendimiento en la oficina.

Nada de lo que haces es suficiente

Aunque seas la primera persona que llega a la oficina, eres la última que se va, revisas constantemente tu correo electrónico y trabajas más que todos tus colegas juntos, a veces te quedas estancado con un jefe que espera más de ti.

Si tu jefe te presiona incansablemente a dar más, no existe manera de darle fin a esa locura. Por lo tanto, puede ser el momento perfecto para buscar otro lugar donde valoren todo tu esfuerzo.

Incluso las cosas pequeñas se sienten abrumadoras 

El cansancio físico, emocional o mental del trabajo puede manifestarse de varias maneras. Un signo notable de agotamiento laboral es que ya no puedes manejar pequeños contratiempos.

El estrés en el trabajo es inevitable, pero eso no implica que cualquier momento deba sentirse tan aplastante que no puedas lidiar con ello. Si te molestas por cualquier cosa que ocurra en el trabajo, puede ser una señal para comenzar a moverte.

No estás creciendo 

Es muy fácil estancarse en un trabajo, y si amas lo que haces, estancarse puede ser cómodo. Sin embargo, es importante recordar que todo trabajo debe mejorar tus habilidades y agregarte valor como empleado.

Si no estás aprendiendo nada, y haces lo mismo todos los días, no vale la pena que permanezcas ahí. Existen muchos otros lugares donde podrás explotar tu verdadera esencia.

La compañía no invierte en ti

El compromiso de los empleados o employee engagement es una de esas frases que escuchamos todo el tiempo. Pero la razón por la que se usa tanto es porque esto es importante para la evolución y el éxito de una empresa.

Los empleados comprometidos son apasionados, creativos y están emocionalmente conectados con la misión y el propósito de la empresa. En cambio los empleados no comprometidos son indiferentes hacia sus empleos y son capaces de destruir un negocio.

Si la compañía donde trabajas no se preocupa por tu compromiso, mejor vete a trabajar en otro lugar.

Te preocupas por el dinero todo el tiempo

Es verdad que todos nos preocupamos por el dinero de vez en cuando, pero si esta preocupación está constantemente rondando tu cabeza, y no precisamente porque seas un adicto a las compras, debe ser porque no te están pagando lo suficiente.

Si ya has estado en la compañía lo suficiente, habla sobre esto. Asegúrate de que tu argumento sea apropiado para la situación. En caso de que se nieguen a pagarte mejor, entonces debe haber otra compañía que no sienta que te está haciendo un favor por pagarte.

Tienes problemas serios de confianza

Si no confías en tu jefe o en la compañía porque están metidos en actividades poco éticas, o mucho peor, porque tratan de involucrarte en eso, debes irte de ahí. Si quieres ser el mejor en lo que haces, lee este artículo en Gananci. 

Ten presente que nunca deberías sentirte presionado por hacer cosas que puedan dañar tu carrera.

Lo sabes

Cuando se trata de saber que las cosas no van bien, tu instinto puede ser tu mejor aliado. Si has estado revisando listados de trabajos, hablando a tus amigos sobre renunciar y sientes que es la decisión correcta, incluso cuando te sientes aterrado de lo desconocido, puede ser el momento de escuchar esa vocecita que vive dentro de ti.

La simple idea de renunciar al trabajo puede ser abrumadora, pero es mandatorio salir de la zona de confort si se quiere crecer y sentir valorado. ¡No tengas miedo de lo desconocido, pues todo lo bueno está detrás de la línea del miedo!

0 comentarios: