miércoles, 17 de mayo de 2017

14:15:00
CIUDAD DE MÉXICO, 17 de mayo de 2017.- El Banco de México ha acaparado los reflectores en medio de la creciente inflación que enfrenta el país, y en este contexto dirá mañana si aumenta o no su tasa de interés referencial para controlar los precios.

La inflación se aceleró 5.82% en abril, la más alta desde mayo de 2009 y fuera de la meta del Banco de México de 3% +/- un punto porcentual, lo que ha minado el poder de compra de los consumidores.

Esta alza ha provocado que aumente la posibilidad de que Banxico, liderado por Agustín Carstens, suba su tasa de interés referencial en 25 puntos base, pero analistas consideran que el banco central puede evitar este aumento, ya que de lo contrario puede agregar un costo adicional al crecimiento.


Un aumento en la tasa de interés genera el encarecimiento de los créditos y con esto un menor consumo, lo que en el largo plazo también puede afectar el crecimiento económico. Tan solo este año ha aumentado en dos ocasiones su tasa de interés, que se ubica en 6.25%.

“El proceso de formación de precios no responde a un proceso inflacionario, es un ajuste gradual de la depreciación del tipo de cambio más el alza de la gasolina. Al ser gradual, se puede confundir con que estamos en un proceso inflacionario que nunca va a terminar”, dijo a Expansión el director de estrategias de mercado de Finamex Casa de Bolsa, Guillermo Aboumrad.

Banxico ha dicho que contrarrestar en el corto plazo choques inflacionarios con un ajuste en la tasa de interés puede resultar ineficiente y costoso, dado que considera que la inflación es temporal.

Los economistas de CIBanco indican que hay elementos para que Banxico se abstenga de subir la tasa este jueves, ya que las expectativas de inflación del mercado para el mediano plazo siguen ancladas, lo que representa una muestra de confianza al banco central.

La última encuesta de expectativas de Citibanamex arrojó que los economistas consultados ven la inflación general en 3.69% en 2018 y la inflación subyacente (que elimina los precios de las mercancías más volátiles) en 3.56%.

Además existen altas posibilidades de que la Reserva Federal de Estados Unidos suba su tasa de interés en su reunión del 14 de junio, por lo que le convendría a Banxico espere ese acontecimiento, sugirió CIBanco.

“Es mejor después de la Fed y así Banxico marca una señal de que la seguirá, si no el mercado esperará alzas continuas", agregó Aboumrad.

El consenso de los analistas espera que más adelante este año, el banco central eleve en dos ocasiones su tasa de interés, para seguir los movimientos de Fed y de esta manera evitar que los activos mexicanos pierdan atractivo. (Carmen Luna / Expansión)