domingo, 1 de enero de 2017

16:15:00
KANASÍN, Yucatán, 1 de enero de 2017.- Mientras en las casas, la tarde del 24 y del 31 de diciembre, se cocinan los platos que en las noches de fiesta colmarán las mesas familiares y la mayoría de las personas se preparan para compartir con los suyos, otros calzan sus uniformes de trabajo y se disponen a cumplir con sus obligaciones laborales, como cualquier otro día: deben encarar las celebraciones de fin de año cumpliendo con sus rutinas habituales. Algunos, incluso redoblan sus esfuerzos: saben por experiencia que las noches de fiesta les consumirán más energía y dedicación que otras fechas.

Con lágrimas en los ojos, Silvia Tello Torres, policía tercero, dijo que como ella, sus compañeros cumplen con su trabajo e intentan rescatar el lado positivo del asunto, más allá del área en el que se desempeñen.

—Lo más difícil es que dejas a tu familia y a tus hijos en fechas importantes como estas, porque nosotros tenemos que trabajar para llevar el pan a la casa y para que nuestros hijos tengan lo necesario—expresó.

Me gusta lo que hago en mi trabajo que es servir y apoyar a la ciudadanía de Kanasín, agregó.

Su compañero, Gustavo Chablé Rubio, paramédico de la Policía Municipal de Kanasín, es otro de los que deben renunciar a celebrar con la familia para ponerse al servicio de los ciudadanos.

—Son fechas muy, pero a mí no me molesta para nada trabajar en las Fiestas, ya que al laborar el 31 de diciembre, 1 y 2 de enero, le estoy dando la oportunidad a mis compañeros que trabajaron en navidad, estén con sus familias, ya que yo disfruté esos días con la mía—admitió.

Otra de las áreas del Ayuntamiento de Kanasín que trabaja en estas fechas, es el departamento de Protección Civil Municipal. Este personal “de guardia” también se prepara para encarar una noche movida, ya que puede ocurrir que las emergencias se incrementen por las celebraciones, por el alcohol y por la cantidad de gente que circula en las calles.

Jorge López Canul, dijo que durante estas fechas el compañerismo entre ellos está siempre presente, y las noches de fiesta más todavía, por lo que la jornada laboral es menos pesada.

—No descansar en fechas importantes forma parte del trabajo en algunas áreas, pero hay tiempo en otras celebraciones para convivir con la esposa, los hijos y los nietos—continuó—ellos conocen la situación y no es la primera vez que no estoy con ellos festejando la llegada del año nuevo.

Finalmente, José Gaspar, indicó que la familia siempre de apoyar y comprender a las personas, que como él, laboran los días feriados, ya que es gracias a su esfuerzo y trabajo pueden tener comida, educación y darse ciertos “lujos”.

—Yo tengo hijos pequeños, aunque extraño a mis chicos, tengo que hacer un sacrificio para que no les falte nada en la casa—expresó.

El trabajo de todos ellos muchas veces no es reconocido por quienes descansan en las fiestas, pero, al parecer, alguien tiene que hacerlo y se las arreglan para encarar sus obligaciones. Todo para que Kanasín siga funcionando, aunque los demás no se detengan a pensar en eso.