jueves, 29 de diciembre de 2016

15:40:00
MÉRIDA, Yucatán, 29 de diciembre de 2016.- En el marco de su tradicional recorrido por el Centro Histórico de la ciudad, el diputado federal Jorge Carlos Ramírez Marín afirmó que Mérida está llamada a ser una de las ciudades más importantes de la República en cuanto a su peso económico, su calidad en los servicios y su nivel de desarrollo.

“Con el despegue del sector petrolero en esta zona, que se dará con la participación de la iniciativa privada, Mérida está llamada a ser un polo de servicios con hospitales, universidades, plazas comerciales y oficinas corporativas de las grandes trasnacionales”, apuntó el legislador yucateco.

Ramírez Marín invitó a su esposa y amigos a desayunar en "El Pavo Feliz".

“Habrá quien lo dude y hasta se ría, pero ése será uno de los beneficios de la reforma energética y nuestra estrategia debe ser atraer a los  grandes corporativos para que se establezcan aquí por nuestra calidad de vida”, subrayó el diputado.

“Nuestro valor como ciudad es altísimo y por eso necesitamos invertirle a Mérida. No puede ser una ciudad que mantengamos bacheando y limpiando jardines, hay que tener esa visión, tienen que pensarse en nuevos servicios, en la remodelación de suburbios y otras mejoras en su infraestructura desde una nueva perspectiva”, enfatizó Ramírez Marín, al salir del Bazar García Rejón del centro de la ciudad, donde desayunó previo al recorrido.

“Sé que cuesta y lleva tiempo, pero ése es el reto y tenemos que empezar a afinar la estrategia. Hay barrios en Nueva York que aún se siguen remodelando después de muchos años, es un proceso que lleva tiempo, pero hay que dar el primer paso y empezar a rescatar nuestros suburbios tradicionales como la colonia Santa Rosa, Chuminópolis y Santiago”, abundó el legislador.

“Los extranjeros siguen comprando casonas en el Centro Histórico para remodelarlas y dejarlas impecables, ellos sí tienen esa visión, saben que, en caso de que no llegaran a quedarse aquí, tienen algo para ofrecer y a muy buen precio”, indicó.

“Sólo como dato: hay por lo menos cinco altos directivos de Pemex que viven en Yucatán, y unos ocho o nueve ex directivos que trabajan ahora con compañías privadas que  residen aquí desde hace años. Ya empezó a darse el  proceso, pero tenemos que estar preparados para dar el gran salto, Mérida puede ser el gran centro de servicios corporativos y no sólo del sector energético, sino de otros más”, afirmó.

“Y hay  yucatecos que van a ser punta de lanza para que muchos corporativos se establezcan en la ciudad”, apuntó el vicecoordinador parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados.

Fiel a su cita de fin de año, acompañado de un grupo de amigos, de su esposa, la ingeniera María Elena Granados Castellanos y su hijo Guillermo, Ramírez Marín realizó su recorrido por la Mérida tradicional, bajo la guía del arquitecto y doctor en Historia, Marco Díaz Güemez. En esta ocasión la ruta fue el Parque de la Paz, los ex pabellones del Hospital O’Horán, convertidos hoy en oficinas del gobierno del Estado; la ex Penitenciaría Juárez, el ex hospital Leandro León Ayala y el Parque del Centenario, obras que se realizaron durante el mandato de Porfirio Díaz.

Previo al recorrido, también como cada año, la comitiva desayunó en la lonchería “El Pavo Feliz” del Bazar García Rejón del centro de la ciudad, donde se armó la romería ante tantos comensales. Los salbutes, tacos y tortas estuvieron a la orden del día, en un ambiente cordial y festivo.

Al término del desayuno, el diputado fue abordado por los reporteros, en una entrevista en la que habló de diversos temas y de un balance de sus actividades legislativas y de gestión en el año que termina.

Entre otros aspectos importantes, el legislador afirmó que se logró no sólo evitar recortes al presupuesto para Yucatán en 2017, sino aumentar el monto en varios millones de pesos; se licitó el proyecto de remodelación de la Avenida Colón, que está a cargo del gobierno del Estado y cuyos recursos gestionó el diputado, y se consiguió un viejo anhelo del sector privado local: incluir a Yucatán en la lista de Zonas Económicas Especiales, cuya ley local fue aprobada por unanimidad en el Congreso del Estado.

“La Zona Económica Especial significará más empleos de calidad  y salarios mejor pagados, que son dos objetivos centrales del gobierno del Estado y de un servidor. Ese proyecto vendrá a apuntalar la economía de Yucatán”, subrayó el legislador.

“Fue un año muy fructífero también en mis labores de gestoría, que me permitió apoyar a diversos sectores productivos, a jóvenes estudiantes y deportistas, a los municipios y a familias de escasos recursos, en fin, muy contento con los resultados, aunque desde luego iremos por más en 2017”, apuntó Ramírez Marín.