sábado, 24 de diciembre de 2016

17:10:00
MÉRIDA, Yucatán, 24 de diciembre de 2016.- Como un operativo asertivo que garantiza la seguridad de las familias, consideró Marbella Canul Couoh las medidas preventivas que realizan en coordinación instancias estatales, federales, municipales y militares para verificar los puntos de venta de pirotecnia previamente autorizados.

 Marbella recordó la tragedia ocurrida en el mercado San Pablito en Tultepec, Estado de México, por lo cual aseguró que estas acciones respaldadas por brigadas de Protección Civil y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), del Gobierno estatal, de las Policías Federal y Municipal, al igual que de las Fuerzas Armadas, son un acierto que debería mantenerse e incluso redoblarse. 

A unas horas de la Nochebuena los inspectores realizan un recorrido por la zona sur-poniente de la ciudad.

"Ya vimos lo que pasó en el Estado México y desgraciadamente mucha gente resultó afectada y perdió la vida. Por eso es importante que las personas tengan los permisos y puedan vender con las medidas que corresponden, porque es por el propio beneficio de nosotros y nuestras familias", comentó la habitante del fraccionamiento Zácil- Ha.

Dicho operativo abarcó la supervisión de los puntos de venta de la zona sur y poniente de Mérida, incluyendo supermercados y plazas comerciales, así como en Ciudad Caucel, donde el saldo fue blanco, debido a que los responsables de los establecimientos contaban con la documentación y la cantidad de producto establecida previamente.

Cabe mencionar que en la avenida Aviación y en Circuito Colonias, luego de que personal de las brigadas de Protección Civil revisara las medidas de seguridad, se detectó un exceso de mercancía por 10 y dos kilos extras, respectivamente, los cuales fueron entregados a la Procuraduría General de la República (PGR), que se suma a estas tareas.

A su vez, Daniel Josué Baas Puc, vecino de Ciudad Caucel, señaló que en esta temporada muchas personas se dedican a la venta de estos artículos, pero no cuentan con autorización y exponen a la población a un accidente.

"Hay algunos que venden sin permiso, ni con las reglas de seguridad, con esto podemos controlar estos riesgos y deberían seguirse implementando estos planes por el Gobierno del Estado y también deberían seguir apoyando las autoridades federales, porque brindan más seguridad en el momento de la supervisión", expresó.

En estos operativos se verifica que los vendedores responsables se identifiquen y porten el gafete que los acredita. Además, que cuenten con una cubeta de agua y otra de arena,  así como un extintor, y que no posean más de 10 kilos de piezas pirotécnicas.