jueves, 11 de abril de 2019

abril 11, 2019
1
José Repetto

El día de ayer, el Congreso del Estado votó contra el derecho al matrimonio igualitario.


Lo hicieron tras posponerlo más de medio año, de manera cobarde, pidiendo que su voto sea secreto y negando al ciudadano, a usted, el derecho a reclamar a SU diputado el sentido de su voto. Sin embargo, pudimos averiguar de fuentes confiables quiénes votaron en contra: Paulina Viana Gómez (PAN), Víctor Merari Sánchez Roca (PAN), Edmundo Candila Noh (Morena), Manuel Díaz Suárez (PAN), Marcos Nicolás Rodríguez Ruz (PRI), Felipe Cervera Hernández (PRI), María Elena Ceballos González (PRI), Mirthea del Rosario Arjona Martín (PRI), María Teresa Moisés Escalante (PRI), Lizzete Janice Escobedo Salazar (PRI), Luis Enrique Borjas Romero (PRI), Karla Reyna Franco Blanco (PRI), Warnel May Escobar (PRI), Rosa Adriana Díaz Lizama (PAN) y Miguel Rodríguez Baqueiro (PAN).

Votaron a favor: Milagros Romero Bastarrachea (MC), Enrique Castillo Ruz (PRI), Luis María Aguilar Castillo (PANAL), Harry Rodríguez Botello Fierro (PVEM), Alejandro Cuevas Mena (PRD), Gabriela Euán Mis (Morena), Silvia López Escoffié (MC), Fátima Perera Salazar (Morena) y Luis Loeza Pacheco (Morena).

Una imagen que circula en redes sociales promueve la falsa idea de que Edmundo Candila votó a favor pero sabemos fidedignamente que no lo hizo por cuestiones religiosas y, en el pasado, declaró que el tema debía someterse a consulta.

También circularon versiones de que fue Janice Escobedo la priista que votó a favor, aunque no han sido corroboradas. Pero no hemos podido confirmar esta versión tras contactar a la legisladora.

La votación fue 15 a nueve, la reforma estuvo lejos de aprobarse y no tenía posibilidades de pasar en esta legislatura retrógrada.

De esta manera,Yucatán quedó en el ridículo nacional, pues es el único estado de la Península que no ha legislado en la materia.

Aun así, las parejas del mismo sexo que deseen contraer matrimonio pueden casarse vía amparo, como han venido haciendo en la entidad desde 2013. Lo que hubiera hecho esta reforma es eliminar dicho trámite discriminatorio.

Los diputados anti derechos humanos se burlaron de la ciudadanía no sólo al hacer su voto secreto, sino al votar contra un importante sector de la población que tiene ya más de una década pugnando por ser reconocidos como ciudadanos y no ciudadanos de segunda.

En su momento generaron indignación las declaraciones de la retrógrada y conocida como poco brillante Rosa Adriana Díaz Lizama en el sentido de que 99 de cien voces que había oído (¿Dónde?) estaban en contra del matrimonio. Lo mismo las del coordinador de Morena, Edmundo Candila Noh, 

No faltan yucatecos doblemoralinos que celebran el fallo. Predican sobre "buenas costumbres" y "valores" los mismos que se emborrachan, que son infieles, que mienten, que dan su esfuerzo a medias en el trabajo, que sacan ventaja cuando pueden.

Ellos no nos representan a todos. Habemos yucatecos a favor de la igualdad, de la dignidad, de los derechos humanos, de que no haya ciudadanos de segunda y de tercera.

Es falsa, categóricamente, la idea de que Yucatán es homofóbico y retrógrada, y no hay prueba alguna de que la mayoría piense así. Sólo tiene una legislatura cobarde y carente de preocupación por los derechos humanos.

1 comentarios:

  1. O sea que en cada votación se contará con el recuento de los que votan en contra de lo que pienso y con ello tildarlos con calificativos como los de la nota. Vaya criterio.

    ResponderEliminar