miércoles, 5 de junio de 2019

08:01:00
NUEVA YORK, 5 de junio de 2019.- Andy Ruiz Jr. entró en el séptimo round decidido a terminar la pelea con Anthony Joshua. Algo que era impensado para cualquiera. No estaba en los planes. Sólo él, su padre y el equipo de trabajo confiaban en que podía hacerlo. El americano-mexicano escuchó la campana, fue rumbo al británico, lo derribó dos veces y obligó a que el árbitro Michael Griffin le pusiera punto final al combate e inicio a la hazaña.

Andres Ruiz padre, un humilde trabajador con pasado en la rama de la construcción, estaba en el rincón de su hijo y fue clave para activar a esa máquina de tirar golpes que aturdió al británico. "Se me salía el corazón en el sexto round. Yo estaba en la esquina y le dije: '¡Hazlo por tu hijo! No lo puedes dejar vivir más, tienes que noquearlo, sal a acabarlo', y lo hice enojar", relató sobre ese momento.

"Él me dijo: 'Ok, ok, ahorita lo voy a noquear', y fue cuando salió y lo acabó. Le dije: 'Ya vámonos a la casa, ¿qué estamos haciendo aquí? Vamonos para terminar todo esto'. Salió y lo acabó", confesó sobre lo ocurrido.

El entrenador Manny Robles fue quien ideó toda la estrategia para transformarlo en el primer mexicano –tiene el pasaporte de ese país y defiende aquella bandera a pesar de su nacimiento en Norteamérica– campeón del mundo en la categoría de los pesados. "Nunca se alocó, jamas. Íbamos a 12 rounds con un peleador fuerte, sin arriesgar mucho, hasta que estuviera el momento, ir al cuerpo era el plan de trabajo de Manny, trabajarlo al cuerpo todos los primeros rounds. Lo trabajamos al cuerpo y no tendrá piernas ni poder para poderte noquear y le acabarás todo, mente, piernas, todo", contó el padre de Andy.

"Hicimos historia en Nueva York, gracias a Dios, por México, para poner a México en alto. Fuimos con toda la fe. Le decía a Andy, 'Vamos a ganar la pelea y vamos a hacerlo pedazos'. Yo le decía que en siete u ocho rounds lo iba a destrozar", advirtió sobre su premonición que finalmente se cumplió.

El primer mexicano en disputar el título mundial de pesos pesados fue el sonorense Manuel "Pulgarcito" Ramos ante Joe Frazier el 24 de junio de 1968, cayendo en dos rounds tras darle un susto en el primero.


Sylvester Stallone elogió al púgil Andy Ruiz al mencionar que "El Rocky mexicano es Andy Ruiz Jr… Sorprendente logro".

Los titulares lo calificaban como el primer campeón mexicano en ganar un título de peso pesado y otros en Estados Unidos, se preguntaban, ¿cómo es que lo califican como mexicano si nació en Imperial Valley?

Resulta que el mexicoamericano realmente tiene muchas razones para considerarse mexicano. Primero, la constitución mexicana le da la nacionalidad debido a que tiene padres mexicanos y eso por sí mismo, lo hace mexicano.

Pero en realidad, la formación de Ruiz le da todo el derecho de ser “Hecho en México”, tal como lo indica uno de sus tatuajes en su brazo derecho.

Andy inició en el boxeo a los 6 años.

El papá de Ruiz lo llevaba a sus entrenamientos diarios a Mexicali, donde tenían que esperar hasta 90 minutos para cruzar la frontera de regreso. Como amateur, Ruiz tuvo un récord de 105-5 y fue entrenado por el cubano Fernando Ferrer.

Andy Ruiz, nacido en Imperial Valley, California, se dio a conocer al mundo, que en su mayoría no tenía ni idea de su existencia, cuando el sábado por la noche noqueó al monarca Anthony Joshua, para quitarle el invicto y arrebatarle los cinturones de peso pesado que poseía su rival: Asociación Mundial de Boxeo, Organización Mundial de Boxeo y Federación Mundial de Boxeo.


Nadie creía en él.

Pero en realidad, la formación de Ruiz le da todo el derecho de ser “Hecho en México”, tal como lo indica uno de sus tatuajes en su brazo derecho.

El papá de Ruiz lo llevaba a sus entrenamientos diarios a Mexicali, donde tenían que esperar hasta 90 minutos para cruzar la frontera de regreso. Como amateur, Ruiz tuvo un récord de 105-5 y fue entrenado por el cubano Fernando Ferrer.

Ruiz compitió en las Olimpiadas Juveniles Nacionales de México, donde obtuvo dos medallas de oro. El peleador, muchas veces criticado por su forma física, también representó a México en dos eliminatorias rumbo a los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 pero perdió ante el colombiano Óscar Rivas.

La gente del británico se mofó de la apariencia regordeta del retador.

Sus primeras tres peleas se realizaron al sur de la frontera, comenzando con la de su debut en la Plaza de Toros de Tijuana, México, con el triunfo sobre Miguel Salvador Ramírez. 

A pesar de que habla español con "agento mexicoamericano", Ruiz está orgulloso de sus raíces y no lo esconde en sus entrevistas con los medios de otros países.

“Mucha gente dice que no soy mexicano porque no hablo mucho español o no estoy allá por mucho tiempo, pero aunque vivo en Estados Unidos, México está en mi sangre, en mi ADN, está en mi ADN de niño”, dijo Ruiz al The Telegraph antes de la pelea.

Imagínate convertirte en el campeón mundial de pesos pesados en el Madison Square Garden de Nueva York tras noqueando a una superestrella del boxeo que nunca había sido noqueada… y que aún así te digan gordo.

Pues es lo que le pasó al mexicano-estadounidense Andy Ruiz, quien esta semana sorprendió al mundo del boxeo al derrotar al británico Anthony Joshua por KO técnico.

Ambos se enfrentaron el pasado sábado y el favorito no era precisamente el mexicano-estadounidense que acabó ganando la pelea. Las apuestas iban 33-1.

Tuvo que aguantar de todo por parte de los aficionados y del equipo de su oponente ya desde días antes.

Con su familia.

Mientras Joshua mostraba un cuerpo extremadamente trabajado con sus marcados músculos, Ruiz aguantaba todo tipo de comentarios sobre los kilos de más.

Los seguidores del británico se burlaban de Ruiz, como se burlaban hace 15 años de él los niños en el colegio.

El cara a cara de los dos boxeadores, uno de formas redondas (121 kilos, 1,88 m) y el otro alto y musculoso (110 kilos, 1,98 m) acentuó más la idea.

Pero sin inmutarse, Ruiz respondió a sus críticos antes del combate: “Soy rechoncho y corto, pero rápido como un rayo”.

Nadie daba un quinto por él.

Así que con todo este ruido previo, la asombrosa victoria de Ruiz contra Joshua, en posesión de cuatro cinturones de campeón de los pesos pesados de cuatro asociaciones (IBO, WBA, IBF y WBO), parece la revancha de alguien del que te burlaste por tener unos kilitos de más.

Para el ojo inexperto, el púgil mexicano sin duda parecía no estar en forma.

Las repeticiones a cámara lenta de algunos de sus golpes subrayaron su flácido torso.

Pero en la BBC nos preguntamos cómo toda esa grasa puede realmente ayudar en este tipo de deporte.
"Esto es un gran regalo, es un bono a la gente": Gennady Golovkin.

“En un deporte como el boxeo entre pesos pesados, ciertamente hay escenarios en los que tener grasa corporal de más puede ser beneficioso”, dice el nutricionista deportivo Mayur Ranchordas.

Este doctor ha trabajado con boxeadores profesionales como Gavin y Jamie McDonnell y con otros deportistas como el buzo Tom Daley.

Ranchordas afirma que lo primero es reconocer el delicado equilibrio entre músculo, grasa y estado físico.

“Cuando entrenamos atletas, lo primero que hacemos es medir la composición de su cuerpo: la cantidad de masa muscular y la cantidad de grasa que tienen”, explica Ranchordas.

“Si quieres convertirte en un buen ciclista, la grasa corporal adicional no sirve de nada porque ese peso que no se traduce en rendimiento. Pero en el boxeo si”, aclara.

Andy noqueó al británico al 1:27 del séptimo round.

“Si pesas 20 kilos más, incluso aunque ese peso provenga de la grasa, tu oponente va a sentir mucho más tus golpes”.

Así que básicamente, el peso extra en boxeo puede aumentar la potencia.

Por supuesto, esta afirmación tiene un matiz: la aptitud física y la agilidad con la que cuenta el deportista.

“Si tienes grasa corporal adicional, tu frecuencia cardíaca será más alta y tendrás que utilizar más energía para moverte”, explica.

Ahorita conoció la gloria.
Antes de una pelea, los boxeadores van a campos de entrenamiento donde, por lo general, el objetivo es perder grasa y aumentar la masa muscular.

Para tonificar, básicamente.

Pero Ranchordas dice que, mientras un atleta esté lo suficientemente en forma para soportar el peso adicional, la grasa puede ser útil.

No ha pasado ni una semana de que Andy Ruiz hizo historia en el boxeo mexicano al convertirse en el primer campeón de peso pesado y ahora ya han pactado una revancha. Se ha confirmado que Anthony Joshua tendrá su pelea ante el ‘Destroyer’, pues al parecer el equipo del británico analizó bien la situación y harán válida la opción de revancha que se pactó en el contrato del combate del sábado pasado.

Andy Ruiz se ha vuelto la maravilla del boxeo nacional al demostrar que con garra, esfuerzo y mucha preparación, se puede lograr lo que la mayoría cree imposible y al generar tal impacto en el deporte fue que el promotor del boxeador británico, Eddie Hearn, declaró que ya se ha pactado la segunda pelea contra el mexicano, pues es algo que necesitan y no pueden dejar pasar.

Andy creyó en sí mismo a pesar de todos los detractores.

“Después de las reuniones con AJ, Rob (McCracken) y el equipo de administración en Nueva York, hoy hemos activado la cláusula de revancha con Andy Ruiz Jr. La pelea se celebrará en noviembre o diciembre en un recinto a confirmar pronto”, mencionó el promotor de Joshua.

De momento se desconoce la fecha exacta y el lugar pero se dice que sería en el MGM Grand de las Vegas, Nevada, donde se llevan a cabo parte de las mejores funciones de box del mundo. La fecha/mes podría ser en diciembre como preferencia para cerrar el año con una gran función, aunque obvio son meras especulaciones.

El mexicano le arrebató al británico los cetros de la FIB, OMB y AMB, mismos que quiere recuperar Joshua, por lo que ahora que Andy está en la cumbre del boxeo, esperamos que trabaje muy duro día con día y vuelva a regalarnos otro resultado de alarido como el que presenciamos el sábado pasado.

Para Andy Ruiz el boxeo ha sido algo más que una ocupación: es el boleto a una mejor calidad de vida después de sufrimiento.

Tras derrotar a Anthony Joshua por los cetros de la AMB, OMB y FIB de los pesos completos, el mexicano envió un corto pero emotivo mensaje a su madre.

"Mamá, te amo, nuestras vidas van a cambiar, no padeceremos más, gracias a Dios, todo pasa por una razón”, expresó Ruiz tras el pleito. "Tengo que pellizcarme para saber que esto es una realidad. Nadie me podrá quitar eso, soy el primer mexicano en ser campeón mundial de peso pesado."

Ruiz reveló que su estrategia era no irse hasta la decisión de los jueces, pues temía no ser favorecido.

"Si nos hubiéramos ido a la decisión (de los jueces), yo creo que no me la hubieran dado, así que tenía que pelar duro, dejar todo lo que tenía en el ring para lograr la victoria por KO", expresó. (Hoy Los Angeles / BBC Mundo / Univision)

0 comentarios:

Publicar un comentario