lunes, 28 de enero de 2019

20:06:00
WASHINGTON, 28 de enero de 2019.- La administración del presidente Donald Trump impuso el lunes sanciones contra Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) que congelan los activos de la empresa estatal y los pagos al régimen de Nicolás Maduro del crudo venezolano vendido en las refinerías de Estados Unidos.

Expertos dijeron que las medidas, en esencia, cierran el acceso de Venezuela al mercado de Estados Unidos que, pese a la hostilidad entre los dos países, seguía siendo el mejor cliente de PDVSA.

Durante el anuncio, el Consejero de Seguridad Nacional, John Bolton dijo que las medidas bloquearían el acceso de Maduro a cerca de $7,000 millones en activos de PDVSA y a unos $11,000 millones en ventas.

Bajo las sanciones anunciadas, las empresas estadounidenses no podrán realizar negocios con PDVSA y los recaudos de futuras ventas de crudo venezolano a Citgo -filial estadounidense de PDVSA- serán colocados en cuentas bancarias a las que el régimen no tendría acceso.

El asesor de Seguridad Nacional, John Bolton (izq.) y el secretario del Tesoro de EEUU. (NYT)

“En consecuencia a las acciones de hoy, todas las propiedades e intereses en propiedades de PDVSA sujetas a la jurisdicción estadounidense están bloqueadas, y las personas de Estados Unidos tienen prohibido entablar transacciones con ellos”, dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado.

En una rueda de prensa desde la Casa Blanca el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que Citgo, refinería que opera con cantidades sustanciales de crudo venezolano, podrá seguir operando, pero con una condición.

“Van a poder seguir operando, siempre y cuando cualquier monto -que de otras maneras iría a PDVSA- sea colocado en una cuenta bloqueada [al régimen de Maduro] en Estados Unidos”.

Las corporaciones estadounidenses Chevron, Schlumberger Limited, Baker Hughes (unidad de GE), Weatherford International podrán seguir operando en Venezuela a través de las sociedades conjuntas que mantienen con PDVSA con una licencia general. Pero la autorización vence el 27 de julio del 2019.

Y en lo que podría terminar impactando la producción de crudo en Venezuela, la exportación o reexportación de diluyentes desde Estados Unidos al país sudamericano también fueron prohibidas.

Venezuela pierde su mejor cliente

Venezuela actualmente exporta cerca de 500,000 barriles de petróleo diarios a Estados Unidos.

“Las ventas a Estados Unidos son las que le están generando flujo de caja a [la estatal] Petróleos de Venezuela”, dijo desde Miami Juan Fernández, ex director ejecutivo de Planificación de PDVSA.

“Esto lo que hace es cerrar de un solo golpe el acceso de Venezuela al mercado estadounidense y provoca grandes problemas a la empresa estatal”, agregó.

Las exportaciones de crudo de Venezuela a otros países le generan muy pocos ingresos. Partes de esos envíos se dirigen a China para pagar préstamos contraídos hace años por el régimen socialista y para subsidiar la economía cubana y de otros aliados del Caribe.

El anuncio es parte de los esfuerzos del gobierno de Trump por conseguir que el ingreso petrolero de la nación sudamericana vaya a manos de las fuerzas democráticas del país, en vez de ser utilizado para alimentar la corrupción y el aparato represivo del régimen.

También se produce en momentos que aumentan las presiones internacionales contra el régimen de Caracas, con Estados Unidos, Canadá y la mayoría de las principales democracias latinoamericanas declarando la ilegitimidad de Maduro y reconociendo a Juan Guaidó como el presidente interino de Venezuela.

Guaidó, quien a inicios de mes había sido juramentado como presidente de la Asamblea Nacional, se juramentó el 23 de enero como presidente interino de Venezuela luego de que el parlamento venezolano declarara que Maduro ocupaba ilegítimamente el cargo.

Maduro respondió a la juramentación de Guaidó brindando señales de que estaba dispuesto a arrestar al dirigente de 35 años de edad, al igual que a los diputados de la Asamblea Nacional. También anunció que rompía relaciones diplomáticas con Estados Unidos y ordenó la expulsión del personal diplomático estadounidense.

Washington, sin embargo, dijo que mantendría su embajada en el país petrolero debido a que no reconoce la autoridad de Maduro.

Durante la rueda de prensa en la Casa Blanca, Bolton le advirtió al régimen que cualquier acto de violencia no pasará inadvertido.

“Estados Unidos responsabilizarán a las fuerzas de seguridad por la seguridad de todos los ciudadanos estadounidenses, todo el personal diplomático estadounidense, la Asamblea Nacional y el presidente Guaidó”, dijo Bolton.

“Cualquier violencia contra esos grupos representarían un grave asalto contra el estado de derecho, y serán enfrentados con una respuesta significativa”, agregó.

El “ex presidente Maduro”

Mnuchin por su parte dijo que las sanciones fueron implementadas para ayudar a evitar los desvíos de más recursos de los venezolanos “por parte del ex presidente Maduro”.

“PDVSA ha sido desde hace mucho tiempo un vehículo para la malversación de fondos, para la corrupción, para beneficiar funcionarios venezolanos y hombres de negocios”, dijo el funcionario.

Agregó que el camino para levantar las sanciones es a través de “la acelerada transferencia del control al presidente interino Guaidó y a un subsiguiente gobierno electo que esté comprometido con adoptar acciones concretas y significativas para combatir la corrupción”.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, celebró el lunes la decisión del gobierno de Estados Unidos de imponer sanciones contra PDVSA.

“La familia criminal de Maduro ha utilizado PDVSA para comprar y mantener el apoyo de muchos líderes militares”, dijo Rubio en un comunicado. “El petróleo pertenece al pueblo venezolano y, por lo tanto, el dinero que PDVSA obtiene de su exportación ahora será devuelto al pueblo a través de su gobierno constitucional legítimo”.

El congresista republicano Mario Díaz-Balart coincidió con su colega.

“Durante demasiado tiempo, Maduro y sus amigos han saqueado los recursos estatales que pertenecen al pueblo, corrompiendo a las instituciones gubernamentales y financieras de Venezuela”, dijo el congresita .

“Estas sanciones paralizarán el sector petrolero estatal, impidiendo que el régimen financie el terrorismo global, el narcotráfico y la represión contra su propia gente”, añadió. (Antonio María Delgado / Nuevo Herald)

0 comentarios: